La confesión de la reina Sofía que su hijo Felipe no quiere escuchar

La hermana de Irene de Grecia lleva refugiada en el palacio de Mallorca desde antes de que don Juan Carlos comunicara su exilio

La Reina Sofía en durante el acto de inauguración del VIII Congreso Nacional de Alzheimer
La confesión de la reina Sofía que su hijo Felipe no quiere escuchar | Europa Press

Hace un año la reina Sofía confesaba a su entorno más cercano que estaba cada vez mejor con don Juan Carlos: «Estoy mejor que nunca con Juanito».

Estas palabras se corroboraban con las apariciones públicas que hicieron conjuntamente durante la primavera y el verano pasados y donde hicieron algunas muestras de afecto. 

Tras los escándalos protagonizados por el Rey Emérito por aquel entonces —la cacería de Botsuana y el idilio con Corinna—, con la abdicación del exjefe de Estado llegó un período de calma y mucho más alejado de la vida pública, lo que dio paso a que los monarcas volvieran a acercarse.

Sin embargo, eran dos personas totalmente opuestas en la relación. Juan Carlos I mantenía la relación por la responsabilidad institucional, la garantía de la sucesión y la imagen pública de la Corona, mientras que, según siempre se ha dicho, doña Sofía sí que lo hizo por amor.

A pesar de estar profundamente enamorada, la madre de Felipe siempre ha sido consciente de las infidelidades del Rey Emérito, pero lo mantenía en secreto por el bien de la Familia Real. 

Y aunque conocía todos los idilios de su marido, doña Sofía jamás dejó de sentir amor por él, lo que le llevó a que en el 2017 cuando las aguas estaban calmadas en Palacio volviera a retomar una relación que iba más allá de la agenda oficial de la Casa Real. 

Un par de años más tarde, en 2019, este acercamiento era inminente y habían conseguido limpiar la imagen del Rey Emérito con sus apariciones públicas en las que se mostraban más acaramelados que nunca. 

Nuevos tumultos

Sin embargo, las polémicas que ha protagonizado durante estos meses el don Juan Carlos han hecho que su imagen haya vuelto a ensuciarse.

Las investigaciones en Suiza sobre las cuentas del exjefe de Estado, los testimonios de Corinna Larsen y su abdicación han supuesto un gran antes y después en la Casa Real y un gran varapalo para la monarquía española. 

Y no solo ha sido la institución la que ha sufrido los tumultos y el posterior exilio del Emérito. Todas estas noticias han tenido un gran coste emocional para doña Sofía, a quien se le ha visto pasear por las calles de Palma de Mallorca como si fuera una mula de carga. 

La madre de Felipe ya se encontraba allí cuando se dio a conocer la marcha de don Juan Carlos de España, y desde entonces se ha refugiado en el Palacio de Marivent para mantenerse alejada de la opinión pública y todavía no se sabe cuando regresará a la Zarzuela. 

La imagen que ha dejado ver tras los últimos acontecimientos que han rodeado a la Casa Real, incluyendo el exilio del anterior monarca español, dejan claro que pese a todos los golpes que se ha llevado por parte del Emérito, doña Sofía sigue conservando su amor por él.


Comentarios
Mayte
Pobre doña Sofía, aguantando el tipo frente al sinvergüenza de su marido.

envía el comentario