Primer plano de la Reina Letizia

El primer día que Letizia puso la cruz a toda la Familia Real: 'todos bailando la conga'

Así fue el gran desencuentro de la actual reina con la familia del entonces príncipe de Asturias

Desde que la reina Letizia se metió de lleno en la Familia Real ha arrastrado muchos rumores de su mala relación con el resto de miembros. Y una vez más se confirma este hecho con dos anécdotas bastante pronunciadas que vivió cuando todavía tenía el título de princesa de Asturias y no de reina.

La periodista Pilar Eyre ha sido la encargada de sacar a la luz este conjunto de historias en torno a la Casa Real que, aunque ya pertenece al pasado, sigue marcando el presente de la relación entre la reina y sus suegros y cuñadas. Además, ha escrito para 'Lecturas' que Letizia sigue siendo toda una desconocida de la que, pese al paso de los años, seguimos sabemos muy poco.

El primer gran desencuentro de la actual reina, en su debut como princesa de Asturias, con la familia de su marido, se remonta a la época en la que estaba embarazada de Leonor. Este suceso tiene otra gran protagonista con la que Letizia guarda una fría relación: la infanta Cristina.

«La infanta Cristina pidió a Letizia que alojara a sus suegros, pero se negó»

«Embarazada de Leonor, se iba a celebrar en la capilla de la Zarzuela el bautizo de la niña de Cristina», confirma Pilar Eyre. «La infanta le pidió que alojara a sus suegros, pero Letizia se negó». Aquí empezó la mala relación con Cristina y que ha perdurado en el tiempo. De hecho, Letizia no tiene ningún tipo de relación con las hermanas del rey Felipe.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La entonces princesa de Asturias impuso su decisión pese a las peticiones de la hermana de su marido. «No los conozco», esgrimió, tal como cuenta la periodista para 'Lecturas'. «Debido a su estado y al calor que hacía aquel día, se retiró pronto de la ceremonia sin dirigirse la palabra con nadie y sin mantener ningún tipo de contacto». Aquí ya se podía palpar el mal ambiente.

Los desencuentros con la rama Urdangarin de la familia no quedaron ahí. Parece ser que hubo muchos más y Eyre ha explicado otro a destacar y que, probablemente, marcó su relación actual: «Un tiempo después, en la celebración del 40 cumpleaños de Iñaki Urdangarin, en Barcelona, Letizia estuvo toda la noche en un rincón, malhumorada, sin hablar con nadie». 

«Todos bailaron la conga, Letizia estuvo toda la noche en un rincón»

«Cuando al final todos, reina Sofía incluida, bailaron la conga alrededor de la piscina, Letizia se tumbó en una hamaca a contemplar las estrellas». Ajena a las celebraciones de la Familia Real, no es la primera vez que trasciende esta distancia que la reina ha manifestado respecto a su familia política.

Fue la reina Letizia una de las principales valedoras de cortar todo tipo de imagen o relación con la infanta Cristina y su familia en cuanto estalló el caso Noós. Una medida muy criticada por el público fiel a la Casa Real, pero que, con el tiempo y la condena de Iñaki Urdangarin, cobró todo tipo de sentido de cara a la imagen de la corona. 

Ahora, las cosas empiezan a complicarse para los reyes. La nueva vida del cuñado de los reyes, tiene un permiso de un fin de semana al mes, y el más que evidente regreso de Cristina a España ponen de nuevo en jaque a Felipe y Letizia

Zarzuela no se va a pronunciar sobre estos nuevos acontecimientos que le vienen encima, sin embargo, esperemos que la relación con los Urdangarin mejore o que los reyes se mantengan al margen para no empeorar aún más el nombre de la familia. Ya ha hecho bastante daño el rey emérito como para que tengan que volver a empezar de nuevo.