Empresarios y amigos del Rey Juan Carlos ya reúnen dinero para 'salvarlo'

Algunos de sus íntimos han creado una organización en la que cada miembro aportará 200.000 para ayudar al emérito

Juan Carlos I y su amigo Josep Cusí en una imagen de archivo.
Juan Carlos I y su amigo Josep Cusí mantienen una amistad de cincuenta años | EFE

Durante la tormenta desatada por las investigaciones de la justicia de sus cuentas opacas, el rey Juan Carlos no se ha movido de la Zarzuela. Allí permanece desde el mes de marzo y trata de defenderse por medio de terceros. Su círculo de amigos más íntimos es más importante que nunca, y han empezado a movilizarse para salvarle en su peor momento.

El grupo gallego encabezado por Pedro Campos forma parte de ese círculo de incondicionales que se alejan de sus antiguas amistades peligrosas. Algunos prefieren el anonimato, pero aseguran que no se le puede dejar «como si fuera un perro sin dueño». 

Esta semana se dio a conocer que varios empresarios han creado una asociación para cada uno aporte 200.000 euros y así colaborar en el mantenimiento de la nueva vida de Don Juan Carlos, en el caso de que su hijo, el rey Felipe VI, decidiera finalmente su salida de la Zarzuela. Entre todos esperan reunir dos millones de euros.

Con este dinero sufragarían el alquiler de una vivienda en Madrid y la contratación del personal para atenderlo. Esta decisión la habrían tomado una vez que el anterior jefe del Estado dejó de recibir la asignación anual que le correspondía de los presupuestos generales del estado. 

En el listado de amigos no se encuentra el grupo gallego. Juan Carlos mantiene una estrecha amistad con Pedro Campos, armados del Bribón, el barco con el que ha competido los últimos años. El presidente del Club Náutico de Sanxenxo es el anfitrión del monarca cuando acude a tierras gallegas. Este se aloja en el chalé donde vive el empresario con su familia.

Ni él ni el resto del entorno de los gallegos, entre los que se encuentra Juan Carlos Escotet, Mauricio Sánchez-Bella, José Luis Angoso, Tara Getty, Peter Dubens, Francisco Botas y Josep Cusí, el amigo leal y fiel del rey emérito desde hace medio siglo, participan en la asociación benefactora por el momento.

Los que sí estarían ahí son empresarios que han compartido los años gloriosos con el anterior jefe del Estado, y que ahora están dispuestos a echarle una mano. Ahí estarían Alicia Koplowitz, los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer, el expresidente del Real Madrid, Vicente Boluda, Pedro Trapote, Miguel Arias o Manuel Piñera. 

Los Fanjul, su apoyo exterior

Todos ellos mantienen una excelente relación personal con el emérito. El año pasado, Alicia Koplowitz, junto a Javier Solana, su mujer, Concha Giménez, Plácido Arango y Cristina Iglesias, compartieron una cena informal en un restaurante de Torrelodones, localidad cercana a Madrid. 

Las hermanas Koplowitz estarían dispuestas a contribuir según fuentes cercanas. En especial Alicia, que tiene una relación más cercana con Juan Carlos y cuya economía es más solvente y soportaría mejor el desembolso de los 200.000 euros. También Vicente Boluda, que este invierno compartió jornadas de caza con don Juan Carlos.

Sin embargo, ningún nombre está confirmado y prefieren mantenerse en el anonimato. Si necesitara apoyo exterior, los Fanjul estarían dispuestos a ofrecer sus mansiones en República Dominicana. Esta familia de origen cubano es propietaria de la Casa de Campo, una de las zonas con más millonarios por metro cuadrado.

Hace seis años, los hermanos Fanjul homenajearon al rey poniendo su nombre a una de las avenidas principales de la urbanización. Ese día, el empresario le dedicó unas palabras de reconocimiento y fidelidad: «Mi familia y yo estaremos siempre a su lado».


Comentarios

envía el comentario