Los reyes de España Felipe y Letizia, con los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía

La advertencia de divorcio en Zarzuela que ahora sale a la luz: 'Haré anular el matrimonio'

Pilar Eyre ha sacado a la luz un nuevo secreto de la Familia Real

A pesar de haberse marchado de España, Juan Carlos I no ha dejado de protagonizar polémicas, sobre todo por haber dejado su país natal y alejarse de los tumultos económicos para trasladarse a un lujoso hotel de Abu Dabi y que está planteando cambiar por un complejo residencial que no tiene nada que envidiarle. Ahora, Pilar Eyre ha vuelto a sacar a la luz un nuevo secreto del Rey Emérito

La periodista y escritora lanza al mercado este jueves 12 de noviembre su nuevo libro, 'Yo, el Rey', donde hace un gran repaso sobre la vida del padre de Felipe VI desde que era pequeño hasta la actualidad y no ha dejado ningún detalle sin resaltar. 

Pilar Eyre ha desvelado que a finales de los años 70, los Reyes Eméritos estuvieron a punto de divorciarse tras un enfrentamiento entre ambos que concluyó con una amenaza de don Juan Carlos a Doña Sofía sobre la separación y la retirada del título de reina. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En libro, la periodista explica que aunque la madre de Felipe VI siempre ha tenido conocimiento sobre las infidelidades de su marido y que incluso aceptaba las relaciones con mujeres como Bárbara Rey o Marta Gayá, hubo un punto de inflexión entre ellos. 

A finales de la década de los 70, cuando don Juan Carlos hizo una escapada junto al entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, doña Sofía decidió seguirle. Tras escabullirse de varios vigilantes, amigos y escoltas, «Sofía abre la puerta. Ve una cama enorme y anticuada, un montón de ropa en el suelo, dos cuerpos, un rostro de mujer que emite un grito... La reconoce». 

Fue precisamente en aquel momento cuando la Emérita tomó la decisión de irse a la India, donde reside su madre, para «castigar a Juanito». 

«Llevarse a los niños, que es lo que más dolor puede causarle! En realidad, las niñas no le importan, pero llevarse al heredero...», señala Pilar Eyre. «Eso sí que es una puñalada en el corazón, ¡si el malnacido no tiene corazón».

«Dile a Sofía que estoy empezando a cansarme de este numerito», le dice entonces Juan Carlos a su suegra, Federica de Grecia. «Que se vaya contigo a la India me importa un huevo, ahora, que se despida de ser reina. Haré anular el matrimonio, diré que ella no estaba convencida de hacerse católica y a la mierda. ¡Y Felipe, conmigo!». 

El único objetivo en común

Según la periodista, el único objetivo en común que han tenido Juan Carlos y doña Sofía ha sido tener un hijo para garantizar el futuro de la Corona Española. 

«Sofía, más que ir a Grecia, huye de la Zarzuela y de su vida conyugal. Su convivencia con Juanito está lastrada por la necesidad de tener un varón, llevan tres años intentándolo, en esas fechas que saben que son las más fértiles», explica. 

«No les apetecía ni a uno ni a otro, lo que para los demás es un placer, para ellos se ha convertido en una obligación onerosa y cargada de responsabilidades»

Pilar Eyre incluso confiesa que doña Sofía buscó formas para lograr tener un varón. «La princesa ha leído un libro del doctor Iglesias Puga, un reputado ginecólogo. Para conseguir un embarazo aconseja guardar castidad el resto del mes y hacerlo solo dos días justo en medio del ciclo».  

«En vez de alegrarse, un puño de hierro le retuerce el estómago: ¿Y será niño?», fue la reacción que tuvo Juan Carlos cuando su mujer finalmente quedó embarazada. 

El nacimiento de Felipe VI y la reacción de Juan Carlos I

Cuando Felipe VI nació cuando el Emérito perdió la consciencia. «El mundo desapareció, mejor dicho, se volvió negro. Las piernas se convirtieron en arena y se cayó al suelo».

«Muerto, estaba muerto, su cabeza golpeó las losas blanquinegras de mármol y dejó de respirar. Pero parece ser que los muertos oyen, porque escuchó la voz del doctor que, en tono bonachón, le dijo a la enfermera: 'Pobrecillo, se ha desmayado. La tensión ha podido con él'».