Rocío Flores con los brazos en jarra en el plató de Gran Hermano VIP

Rocío Flores en la cuerda floja tras salir toda la verdad a la luz

Salen a la luz el motivo por el que Rocío Carrasco no quiere mediar palabra con su hija, Rocío Flores. La sentencia que desata uno de los peores episodios en la vida de ambas deja en mal lugar a la nieta de Rocío Jurado.

Rocío Carrasco ha sido duramente criticada desde que rompió todo tipo de relación con su hija Rocío Flores. La hija de Rocío Jurado nunca ha querido pronunciarse sobre cuáles fueron los motivos que la condujeron a desvincularse de su hija. Tan siquiera responde a las llamadas de Rocío Flores, tal y como ella y su padre, Antonio David Flores, han contado. 

El silencio sobre ese suceso planea sobre los más allegados. Tampoco los tertulianos conocedores de los motivos se atreven a desvelarlo por miedo a sufrir represalias. Rocío Carrasco demanda a todo aquel que pone en su boca el nombre de la primogénita de la cantante. 

Todo apunta a que la ruptura materno filial está relacionada con un suceso desagradable que ocurrió en casa de Rocío Carrasco del que fue partícipe Rocío Flores. Tras ocho años de silencio, por fin se descubre la verdad. 

Muchas fueron las especulaciones sobre si Rocío Carrasco habría sido víctima del mal carácter de su hija. Otras, señalan a Fidel Albiac como responsable de la separación entre madre e hija. Pero, la verdad se esconde en un episodio de violencia doméstica entre Rocío y su hija. 

Una nectarina desata la furia entre madre e hija

La sentencia del Juzgado de Menores número 4 de Madrid ha salido a la luz. En él se relatan los episodios más duros que vivieron madre e hija y, que hasta entonces se desconocían públicamente. 

«Sobre las 8:00 h del día 27 de julio de 2012, encontrándose la menor en el domicilio familiar junto a su madre, la pareja de esta y su hermano, inició una disputa con aquella en el transcurso de la cual le propinó varios golpes, llegando incluso a tirarla al suelo, para posteriormente seguir golpeándola, dándole varias patadas. Como consecuencia de los hechos, Rocío Carrasco sufrió policontusiones con equimosis en la región frontal derecha, con edema en ambas muñecas, en muslo derecho, en el antepié derecho y un hematoma en el segundo dedo del pie derecho, para cuya curación únicamente precisó de una primera asistencia facultativa y de las que tardó en sanar ocho días, uno de los cuales estuvo impedida para el ejercicio de sus ocupaciones habituales», dice la sentencia. 

La disputa entre Rocío Carrasco y su hija mayor tuvo lugar por una nectarina en la cocina y continúo cuando Rociíto trató de impedir que su hija saliera de casa. 

Rocío Carrasco vestida de negro durante su participación en 'Lazos de Sangre' de TVE.
Rocío Carrasco cayó al suelo durante la acalorada discusión con su hija mayor. | TVE

Lejos de ser una discusión normal entre madre e hija, ese día se propinaron gritos y de los gritos pasaron a los golpes. Rocío Carrasco cayó al suelo y, según relata la sentencia citada, la madre de Rocío Flores presentaba lesiones. 

Tras el episodio, la hija de Antonio David salió corriendo hacia el coche que habitualmente le esperaba en la puerta de casa. El chófer fue citado como testigo y aseguró que la niña «estaba muy nerviosa». Rocío Flores pidió al conductor que le llevara al cuartel de la Guardia Civil

Rocío Flores, condenada

Rocío Flores denunció a su progenitora y, según fuentes, «declararía ante la benemérita contra su madre, a la que atribuyó un supuesto delito de malos tratos». El suceso llegó a los tribunales por la vía penal. Pero Rocío Carrasco, la procesada, fue absuelta.

La resolución del caso perjudicó a Rocío Flores. La joven tuvo que cumplir seis meses de libertad vigilada, del 5 de octubre de 2013 hasta el 2 de abril de 2014. 

Rocío Flores, denunciada por su madre, fue condenada por «un delito de maltrato habitual, un delito de maltrato, una falta continuada de amenazas y una fata continuada de injurias» contra su madre. 

Desde aquel fatídico episodio, madre e hija no mantienen ningún tipo de relación. Rocío Flores ha manifestado en reiteradas ocasiones su deseo de reconciliarse con su madre, pero Rocíito prefiere seguir su camino lejos de su hija. Después de que este suceso haya salido a la luz, muchos comprenden la decisión de Rocío Flores.