Julia Otero en los premios Ondas

Los tipos de cáncer que pueden aparecer en el control que se hizo Julia Otero

Gracias a este tipo de revisiones, la presentadora de radio tiene un diagnóstico precoz de su enfermedad

El cáncer es una enfermedad que lamentablemente está a la orden del día. Como cualquier otra dolencia, esta no entiende de edades ni de clases sociales. Por ello son cada vez más los rostros conocidos que tratan de visibilizar la importancia de someterse a exámenes de salud periódicos.

Este lunes la periodista Julia Otero anunciaba en la radio que padece cáncer. La directora y presentadora de ‘Julia en la Onda’ no quiso hacer público el tipo de tumor que se le ha diagnosticado, pero sí explicó cómo lo descubrió.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«El martes pasado en un control rutinario, de esos que todos tenemos que hacernos, llegó la sorpresa. En un rinconcito aparecieron células egoístas, como las llama el doctor López Otín», explicó Julia Otero.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Con estas declaraciones, la presentadora de radio animaba a la población a someterse a los controles de salud rutinarios porque, aunque, desgraciadamente, no todos los tipos de cáncer se detectan en ellos, en una revisión suele diagnosticarse la dolencia más precozmente que cuando se presentan ya los síntomas. 

Los más comunes

En este tipo de chequeos comunes hay varios tipos de cáncer que son más proclives a detectarse.

En el caso de las mujeres, hay tres programas de cribado bastante habituales: el de detección de cáncer de cuello de útero, el de cáncer de mama y el de cáncer colorrectal. Por su parte, en hombres los dos más comunes serían el de colon y el de próstata. 

Aunque las revisiones dermatológicas también son habituales tienen un carácter más opcional. Sin embargo, no hay que olvidar que ayudan a localizar cáncer en la piel, sobre todo, los melanomas.

Las pruebas de detección del virus del papiloma humano (VPH) y las citologías, recomendadas para mujeres entre 25 y 64 años, ayudan a localizar precozmente el cáncer de útero. Mientras que a las más jóvenes, entre 25 y 34 años, el Ministerio de Sanidad recomienda hacerse una citología cada tres años, de los 35 a los 65 se opta por una determinación del VPH de alto riesgo.

En cuanto al cáncer de mama, cuenta con un programa de cribado o detección precoz más establecido en España. Aunque la edad de inicio depende de cada comunidad autónoma, el Ministerio de Sanidad recomienda realizar mamografías cada dos años a las mujeres entre los 50 y los 69 años.

La sanidad pública también tiene un importante programa de cribado en lo que se refiere al cáncer colorrectal. Este también varía según las comunidades autónomas y desde el ministerio competente se recomienda hacer un test de sangre oculta en heces a toda la población con más de 50 años y menos de 69 de forma bienal.

Además, en el caso de los hombres hay que sumar el cribado de cáncer de próstata. A pesar de ello, hay que destacar que su eficacia para detectar precozmente este tipo de tumores está más que cuestionada. Las pruebas consisten en la realización de un tacto rectal y un análisis de sangre de determinación del PSA y es muy habitual en la sanidad privada.

Las personas con tipos de pieles muy blancas o con abundancia de lunares en su cuerpo también suelen someterse a revisiones periódicas con un dermatólogo. Sin embargo, no son programas establecidos, ya que no existe evidencia de que el cribado sea una herramienta eficaz para reducir la mortalidad. 

Lo cierto es que, según explica en un artículo la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), sólo está justificado el cribado de la ciudadanía en España para la detección de tumores de cérvix uterino, mama y colon, algo que no supone un obstáculo para que algunas personas opten por chequeos u otras pruebas específicas.