Jaime Ostos y Mari Ángeles Grajal

Sorpresa absoluta: La última hora del estado de salud de Jaime Ostos: Un milagro

El diestro de 88 años ha estado ingresado en el hospital durante 2 meses por el Covid-19

María Ángeles Grajal, mujer del famoso torero Jaime Ostos de 88 años, ha reaparecido en los medios después de 3 largos meses que ha calificado como la peor etapa de su vida.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Grajal acudía en representación de su marido a la Marcha taurina convocada en Madrid este pasado domingo, en la que ha explicado que su marido ha estado más de dos meses ingresado en el hospital, donde se desplazó el 1 de marzo por problemas de espalda y una vez ingresado allí se infectó por Covid-19, cosa que provocó que su estado de salud empeorara gravemente y llegara a estar en coma, temiendo los médicos por su vida. Jaime Ostos fue dado de alta a principios de mayo y se sigue recuperando ahora en su domicilio, de una enfermedad que le llegó a dejar en 46 kilos de peso.

María Ángeles reconoce que han sido los peores meses de su vida

Su mujer María Ángeles Grajal, que no se ha separado de su lado, se ha mostrado emocionada por la recuperación de Ostos: «Vengo en representación de Jaime que está fenomenal, ha resucitado, de verdad. Me da apuro decirlo pero ha mejorado muchísimo con lo cual lo estamos celebrando por todo lo alto», afirmaba esperanzada.

Pero Grajal no olvida los duros meses de cuarentena que ha tenido que sufrir junto a su marido: «Para mí abril y mayo ha sido lo peor que me ha pasado en la vida. Para Jaime ni te cuento que ha estado en coma más que consciente», relataba. «Perdió 21 kilos, ha ganado ya 10, hoy han estado mis amigas comiendo en casa y la han visto, está genial».

El diestro acudió a la clínica Zarzuela de Madrid  el 1 de marzo a causa de una grave lesión en la espalda que padece Ostos desde septiembre, cuyos dolores se habían agravado y por la cual le ingresaron a la espera de ser intervenido de una laminectomía lumbar, mientras le suministraban un tratamiento de antibióticos,pues la zona estaba infectada. La cosa se torció cuando en el mismo centro sanittario contrajo el Covid-19, que debilitó aún más su cuerpo y que les hizo temer lo peor. Por suerte, ahora ya se encuentra en casa y se sigue recuperando satisfactoriamente.