Pablo Casado, durante un mitin (29/03/2021).

Los peores 4 meses en la vida de Pablo Casado: Llegó a perder 10 kilos

El presidente del PP pasó por un duro trago en 2014, con el nacimiento de su segundo hijo

Este verano se cumplirán ya tres años desde la llegada de Pablo Casado a la presidencia del PP. Fue en julio de 2018 cuando el entonces portavoz del partido accedió a su liderazgo, imponiéndose a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la exsecretaria general de la formación y exministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Casado, que entonces tenía 37 años —acaba de cumplir 40— era una de las grandes promesas del PP, bien considerado por Mariano Rajoy y 'hijo', políticamente hablando, del ala más derechista del partido, con José María Aznar y Esperanza Aguirre al frente.

Desde entonces, Pablo Casado ha ido ganando protagonismo en la política española y, si bien es cierto que hasta ahora no ha conseguido afianzar de forma clara su rumbo ni ha conseguido liderar de forma diáfana la oposición a Pedro Sánchez, también lo es que ha ganado claramente en popularidad y que es uno de los políticos más conocidos de nuestro país: hasta llegar a la presidencia del PP, sus índices de reconocimiento eran mucho más bajos. Así pues, a Pablo Casado le vemos diariamente en los medios de comunicación defendiendo las tesis del partido que preside y ello ha contribuido de forma fundamental a conocer mejor su figura pública.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Como es lógico, también han trascendido algunos detalles de su vida privada: por ejemplo, se sabe que está casado con la ilicitana Isabel Torres y que, juntos, tienen dos hijos —Paloma, de ocho años, y Pablo, de siete. Ahora bien, hay algunos detalles más íntimos de la vida de Pablo Casado que no son tan conocidos por el gran público, aunque constituyen episodios clave en su trayectoria vital y han tenido una gran importancia al definir el carácter y el talante del actual presidente del Partido Popular. Experiencias, algunas de ellas, que implican un enorme sufrimiento, como a la que prestaremos hoy nuestra atención.

El nacimiento de su hijo Pablo, un duro trago en la vida de Casado

Nos referimos a un episodio muy duro en la vida del presidente del PP que tuvo lugar en 2014: ese fue el año en que vino al mundo su segundo hijo, Pablo. Todo ocurrió a finales de febrero de ese año, cuando los médicos se percataron que, con tan solo 22 semanas de gestación, la bolsa amniótica que protege al feto se estaba rompiendo, algo que si llegaba a producirse, podía comprometer muy seriamente su desarrollo: en definitiva, la llegada a la vida del pequeño Pablo corría serio peligro. ¿Cuál era la posile solución ante tan delicada situación? Isabel, la esposa de Casado, debía permanecer completamente inmóvil en la cama para no perjudicar el saco amniótoco, ya muy frágil.

Durante varias semanas, Casado no se movió del lado de su mujer, a quien asistía en todo momento en una etapa de gran sufrimiento para la pareja. Pero finalmente se produjo la rotura del saco y el pequeño Pablo acabó naciendo el 15 de marzo de 2014, habiendo transcurrido tan solo 25 semanas de embarazo. Se producía un parto prematuro —vino al mundo pesando tan solo 700 gramos— y con tan solo un 52% de posibilidades de sobrevivir. Tras semanas de mucha angustia, el nacimiento del pequeño Pablo supuso la apertura de cuatro meses de sufrimiento.

Pablo Casado e Isabel Torres vieron como los primeros cuatro meses de vida del pequeño Pablo transcurrían en el hospital, en una pequeña batalla diaria por salvar su vida y hacerlo sin secuelas. Por supuesto, la pareja pasó todo este tiempo al lado del bebé, viendo como se iba desarrollando completamente a lo largo de su estancia en el centro médico hasta llegar, en julio de 2014, a un estado que le permitiera llegar a casa e iniciar su vida de la forma más natural posible. Fueron, pues, cuatro mes extraordinariamente duros para Casado y su esposa. «Llegué a perder diez kilos», confesó el ahora presidente del PP en un reportaje en 'La Sexta' donde contaba su experiencia.

Desde su llegada al mundo, el pequeño Pablo pasó sus dos primeros meses en la UCI, mientras que los dos siguientes permaneció ingresado en el hospital, un tiempo extraordinariamente duro para Pablo Casado e Isabel Torres, donde iban siguiendo, prácticamente al minuto, los problemas con los que luchaba el pequeño Pablo por salir adelante. «Estuvimos al pie de la incubadora, sobrellevando disgustos y muchas operaciones», contaba Casado a 'La Sexta'. Tras llegar a casa, la pareja permaneció al menos un año controlando muy estrictamente al pequeño para comprobar que todo marchaba adecuadamente.

A pesar de todas las dificultades y de la difícil situación que sufrió, el pequeño Pablo salió adelante y es hoy un niño de siete años sano y feliz. Tal fue el sufrimiento de la familia en el hospital que prometieron que, si todo salía adelante, harían juntos el camino de Santiago como señal de agradecimiento. En verano de 2017, la familia quiso completar el peregrinaje para dejar atrás definitivamente la experiencia más dura de sus vidas.