Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido Josep Santacana

Nuevo revés para Arantxa Sánchez Vicario: podría acabar en la cárcel

La Fiscalía pide condenar a la extenista catalana y su marido

Arantxa Sánchez Vicario está otra vez inmersa en una nueva batalla en los tribunales. La extenista y su exmarido, Josep Santacana, llevan ya tres años en plena lucha judicial para sellar su divorcio

El procedimiento está siendo bastante complejo. La pandemia del coronavirus ha retrasado el asunto, que también se está alargando en el tiempo porque ambos no han conseguido llegar a un acuerdo definitivo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Cuestiones como la educación de los dos hijos que tienen en común y las pensiones de manutención están siendo el principal escollo entre ambos, a pesar de tener la custodia compartida.

Además, el proceso se está llevando a cabo en los tribunales de Florida después de que el recurso de la tenista paralizara la sentencia de divorcio dictada en 2019. 

Ahora, la expareja se tendrá que enfrentar nuevamente frente a un juez. Aunque en esta ocasión lo harán de la mano, ya que ambos están siendo investigados por la Fiscalía por un presunto delito de alzamiento de bienes.

En caso de confirmarse la comisión del delito, la extenista y el que fuera su marido durante diez años podrían acabar en prisión.

Concretamente, piden para ellos cuatro años de cárcel por, presuntamente, haber ocultado su patrimonio a través de varios testaferros.

Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido, acusados de alzamiento de bienes

Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido habrían urdido un plan para 'deshacerse' de sus bienes con el objetivo de esquivar una deuda contraída con el Banco de Luxemburgo.

Se trata de un débito estimado en más de 7,5 millones que el matrimonio habría intentado no abonar con un vaciado de sus cuentas corrientes. Un hecho que se habría producido después de notificarse la reclamación de la deuda en julio de 2010.

«Idearon un plan consistente en descapitalizar su numeroso patrimonio. De este modo, frustraron el cobro de dicha cantidad por parte de la referida entidad», señala el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso el diario ABC.

El Ministerio Fiscal detalla que la entidad bancaria adelantó a un banco español el dinero que la catalana tenía que abonar como garante de una deuda con Hacienda.

Sin embargo, cuando el Banco de Luxemburgo procedió a reclamar dicha cantidad, los bienes y el dinero de la extenista ya se encontraba en otras manos.

«Realizaron numerosas operaciones de venta con el fin de obtener dinero y ocultarlo para frustrar el cobro», señala el informe donde se acusa a otras cinco personas de participar en el plan.

Entre los cómplices del presunto delito, encontramos a personas del entorno más próximo de la pareja que actuaron de testaferro. También al responsable de la gestoría que llevó a cabo las operaciones de estas empresas.

La Fiscalía pide cuatro años de prisión para la extenista y su exmarido

Según el citado documento que presenta la acusación, la deportista ha actuado en varias ocasiones «bajo las consignas de su marido» y «con ánimo de enriquecimiento ilícito y pleno conocimiento».

El fiscal manifiesta que Arantxa Sánchez Vicario era propietaria y beneficiaria de al menos cinco empresas que pasaron a estar a nombre de una sociedad uruguaya.

También era titular de varios bienes inmuebles y contaba con varias cuentas bancarias donde guardaba el dinero cobrado en créditos y por reportajes en medios de comunicación. Un dinero que desapareció tras notificarse la reclamación de la deuda.

Por todo esto, la Fiscalía pide condenar a la pareja por un presunto delito de alzamiento de bienes o insolvencia punible.

Solicitan para ellos un total de cuatro años de cárcel y 8.640 euros de multa, además de 6,1 millones en responsabilidad civil. Mientras tanto, para los cómplices piden tres años y medio de prisión y multa de 7.560 euros.