Tamara Falcó en un photocall

A la guerra: El misterio de la herencia del padre de Tamara Falcó, al descubierto

Tras fallecer el pasado 20 de marzo a causa de coronavirus, el testamento de Carlos Falcó revelará el reparto de la gran fortuna entre sus cinco hijos y su viuda Esther Doña.

El inesperado fallecimiento de Carlos Falcó el pasado 20 de marzo debido al coronavirus dejó a sus cinco hijos y a su viuda, Esther Doña,  en una situación muy complicada y triste.

La familia del marqués de Griñón, al igual que otros muchos españoles, no pudieron despedir a su padre en las condiciones que hubiesen deseado, especialmente en el caso de la viuda del aristócrata, que no pudo ni acudir al entierro por estar en cuarentena infectada por el virus. 

A pesar de que tan solo han transcurrido dos semanas desde su fallecimiento, ya empiezan a surgir dudas sobre cuándo se realizará la apertura del testamento y cómo se realizará el reparto. 

Mala relación entre los herederos 

Lo cierto es que la distribución de la herencia suscita gran interés por la millonaria fortuna a repartir, pero también por el enfrentamiento que podrían protagonizar los hijos del marqués y su viuda, que nunca han tenido buena relación. 

Salvo sorpresa en el testamento, lo más probable es que los primeros beneficiarios sean sus cinco hijos: Manuel, Xandra, Tamara, Duarte y Aldara, pero el marqués podría haber dispuesto que el tercio de libre disposición fuera para su viuda, con el fin de no dejarla desprotegida económicamente.

Aún se desconocen los términos del acuerdo que firmó la pareja antes de casarse, pero al igual que  Alfonso Diez  tras el fallecimiento de la  Duquesa de Alba, la viuda de Carlos Falcó podría recibir su tercio correspondiente a través de una mensualidad. 

«Firmé un acuerdo prematrimonial  en el que queda claro que nuestra relación está basada en el amor y no en asuntos materiales», reconoció la propia Esther Doña en una entrevista a la revista '¡Hola!'

Según informan en 'Vanitatis', el parón generalizado provocado por el Covid-19 impedirá que la familia solicite ante notario el certificado de últimas voluntades del fallecido y, por tanto, se inicie apertura del testamento, unos  trámitres que podrían atrasarse varios meses. 

Habrá que esperar hasta que finalice el estado de alarma para saber cómo continuará esta historia que tanta intriga e interés causan en el mundo del corazón.