Miguel Bosé en la calle

Miguel Bosé, víctima de un bulo sobre el coronavirus. !No te lo creas!

La crisis del coronavirus está generando millones de 'fake news' que se hacen virales al ser compartidas por los usuarios, entre los que se encuentra en cantante.

Desde que comenzó la crisis de coronavirus las autoridades han alertado de la importancia de evitar caer en los bulos falsos que, además de generar desinformación, causan una alarma social innecesaria. 

El problema es todavía mayor cuando en la propagación de esas noticias falsas se ven involucradas personas de relevancia social que aportan credibilidad a la noticia  por su gran influencia social. 

Este es el caso del Miguel Bosé, que en su cuenta de Instagram cuenta con casi un millón de seguidores.  El cantante  ha sido víctima de un bulo sobre el coronavirus que circula en las redes sociales y ha contribuido a su difusión a través de una publicación en Instagram.

La noticia falsa en cuestión alude a las radiofrecuencias de la red 5G, que según apuntan sin evidencias científicas, serían las causantes de la expansión del Covid-19. 

Es un bulo que ya lleva un tiempo circulando a través del vídeo de un supuesto doctor llamado  Thomas Cowan  que explicaba como la pandemia había sido provocada por un «salto cuántico»  en la electrificación de la Tierra. 

Estas afirmaciones, a pesar de que  ya han sido desmentidas por numerosos científicos  y medios de comunicación en todo el mundo, siguen circulando hasta el punto de colársela a Miguel Bosé, que apoyó esta teoría en Instagram a través del mensaje «Yo, Miguel, me opongo rotundamente a la implantación de la #red5g».

Teoría disparatada 

Los científicos no se explican como una teoría tan alocada y sin ninguna base científica ha podido extenderse tan rápidamente. 

Se utiliza el término de salto cuántico para darle una connotación científica a la teoría, pero este carece de completo sentido  tal y como se expone.

Además, la teoría ha llegado a incluir dentro de sus argumentos que el 5G puede cambiar el estado de una molécula tan compleja como lo es el ADN, lo que es una completa aberración para los investigadores. 

Según la  Organización Mundial de la Salud  hasta el momento se han realizado unos 25.000 estudios científicos en los últimos 30 años y no se ha encontrado ninguna evidencia científica que indique que la exposición cotidiana a  los campos electromagnéticos de baja intensidad no parece tener efectos sobre la salud.