Salida de José Antonio Primo de Rivera y Cris Blázquez de la iglesia donde se casaron

La gran boda del pasado fin de semana: Se casó José Antonio Primo Rivera

José Antonio Primo de Rivera se dio el 'sí quiero' con Cristina Blázquez el fin de semana anterior en la capital hispalense

El pasado fin de semana Sevilla se galardonó por partida doble. Por un lado, la capital hispalense fue testigo directo de la unión matrimonial entre Alejandra Ruiz Rato, la hija mayor del ex torero Espartaco y la burgalesa Patricia Rato, en una finca de la recién casada a las afueras de la ciudad. 

La pareja se daba el 'sí quiero' después de poco más de dos años de noviazgo. En cuanto a la ceremonia, esta se desarrolló en la intimidad. Los más allegados a la pareja disfrutaron de dos días de festejo.

Al mismo tiempo de este evento, Sevilla albergó a sus afueras otra boda. José Antonio Primo de Rivera Cano y su pareja, Cristina Blázquez, se unían en santo matrimonio en la Real Parroquia de Santa María Magdalena ubicada en la solera de la capital. 

Ambas parejas tuvieron que adaptar los preparativos de la boda a las restricciones sanitarias actuales. Pero esto no les impidió a ninguna de las parejas convertirse en matrimonio ni escatimar en la lista de invitados que tenían preparada para el gran día. 

Cerca de unas 70 personas presenciaron el enlace entre José Antonio Primo de Rivera y Cristina Blázquez. Entre ellas, destacó la presencia de influencers conocidas en el mundo de las redes sociales, gracias a las cuales los usuarios pudieron conocer cómo se desarrolló la fiesta.

Por un lado, Lucía Bárcena, que acudió como acompañante de su novio y amigo del novio, Marco Juncadella Hohenlohe, y por el otro María Fernández-Rubíes, influencer e íntima amiga de la recién casada. 

Las dos famosas optaron por ir vestidas para la ocasión por su amigo diseñador Jorge Redondo quien adecuó la vestimenta de las invitadas acorde con el protocolo que rige una boda de mañana, como la que aconteció. 

Los novios tuvieron un detalle con una invitada especial

María Fernández cumplió 30 años el mismo día de la boda de su amiga. Cristina le cedió a la influencer parte del protagonismo en el día de su enlace matrimonial a la cumpleañera. 

Los novios entonaron el cumpleaños feliz en la mesa donde se encontraba sentada la joven. Además, tuvieron el bonito detalle de acercarle una tarta con velas que ella sopló muy emocionada. 

Los novios no escatimaron en preparativos a pesar de las limitaciones 

Las normas sanitarias que regían el pasado fin de semana en Sevilla no supusieron un impedimento para que los recién casados celebrasen su día por todo lo alto. 

La boda finalizó como marca la tradición: con música en directo y bailes. Según contaron las famosas en sus redes sociales, los allegados a la pareja se trasladaron a una finca a las afueras de Sevilla, muy demandada para llevar a cabo este tipo de celebraciones. 

El grupo de música 'Paul & The Wolves' amenizaron la velada tocando en directo su repertorio centrado en clásicos de los géneros musicales rock, soul, pop y jazz. 

En cuanto al catering, ni María ni Lucía desvelaron cuál fue el menú escogido por los tortolitos. Pero sí se ha descubierto que La Galería Jesús Fuertes se encargó de los adornos florales  de la iglesia y de la localización escogida para seguir la fiesta. Además, esta misma empresa fue la elegida para diseñar y elaborar el ramo de la novia. 

Los centros florales que reinaban en las mesas cautivaron la atención de las it girl quienes rápidamente subieron ese detalle a sus redes sociales. 

El momento más esperado: el traje de la novia

Cristina hizo honor a su familia en su gran día en tanto que optó por las joyas de la familia como complemento de su traje. Para el peinado, escogió una tiara de perlas y diamantes y un velo de tul blanco. 

El traje y sus detalles fue combinado con un abrigo de capa que tenía en el cuello un broche de perlas y diamantes que conjuntaba con la tiara. 

También se decantó por lo tradicional en cuanto al peinado se refiere. La trabajadora de TikTok optó por un recogido en forma de moño a media altura que dejaba ver sus espectaculares pendientes. 

El vestido de la novia lo diseñaron Victorio y Lucchino, también amigos de la recién casada. No es la primera vez que la mujer de José Antonio se decanta por ellos a la hora de confeccionar su vestimenta, como por ejemplo para la Feria de Abril. 

Enri Walther Santafé se responsabilizó de inmortalizar el amor de los novios. Este fotógrafo es muy codiciado entre los grandes magnates de la sociedad para fotografiarse.