Primer plano de María Pombo con un jersey amarillo en un acto promocional

María Pombo termina en el hospital tras llevarse un tremendo susto con su bebé

La influencer ha dado las gracias por redes sociales agradeciendo todo el apoyo recibido en las últimas horas

A punto de convertirse en madre, María Pombo sufría un pequeño susto con su bebé que no ha dudado en compartir en sus redes sociales, donde narra su día tras día desde hace varios años.

La influencer está a punto de dar a luz a su primer hijo junto a Pablo Castellano y aunque está muy ilusionada con la idea, lo cierto es que le preocupan varias cosas, como por ejemplo las contracciones.

La susodicha ingresaba esta semana en el hospital tras experimentar varias contracciones y pensar que iba a dar a luz al pequeño Martín pese a llevar tan solo 32 semanas embarazada. «Hoy Martín está rebelde. Hemos venido a controlar contracciones», escribía su marido, Pablo Castellano, en su cuenta de Instagram.

Por su parte, y una vez sobrepasado el miedo inicial, la joven ha querido profundizar en el motivo de su ingreso hospitalario asegurando que el pequeño «estaba mal colocado, pero fenomenal. No me estaba poniendo de parto. Estuve controlada hasta las seis de la mañana».

La joven, no dudaba en subir un 'stories' a su cuenta de Instagram donde se la veía con un gotero y en lo que parecía una consulta médica acompañada de su marido y retransmitiéndoles a sus seguidores lo que estaba ocurriendo y el motivo por el cual había sido ingresada de la noche del jueves al viernes.

Preocupada por el pequeño Martín

Al llegar a casa, la joven empresaria explicaba con más detalle lo sucedido. «Empecé a tener contracciones, con la tripa muy dura y cada cuatro minutos exactos y me duraban un minuto», narraba a través de las 'stories' de Instagram.

Muy sincera con sus 'followers', María Pombo aseguraba haber sentido mucho miedo de camino al hospital, ya que se pensaba que estaba de parto. «Estando de 32 semanas me dijeron que me fuera al hospital porque era peligroso o anormal que tuviera ese tipo de contracciones. Me miraron y me dijeron que estaba fenomenal», confesaba.

«Todo estaba muy bien, pero podía ser estrés. Me mandaron medicación para retrasar el parto y me pusieron mucho suero para hidratarme y me dijeron que llevara un ritmo de vida mas tranquilo», zanjaba la joven.

Sin duda, la influencer sintió auténtico pánico a la hora de pensar que podía perder al pequeño Martín, ya que no hay muchas posibilidades de supervivencia en caso de que un bebé nazca tan solo 32 semanas después de gestarse.

Durante la que probablemente haya sido la noche más larga de su vida, Pablo Castellano se mantuvo a su lado, dándole apoyo e intentando distraerla mientras le reducían las contracciones. Un apoyo que la joven influencer ha querido agradecerle a través de su cuenta de Instagram con un video de lo más tierno.

«5:35 de la mañana. Él decide que para distraerme y no estar mirando constantemente el monitor con las contracciones, pensando en “supuestos casos” juguemos a las películas y así sacarme una sonrisa y relajarme...Mi suerte... perdón NUESTRA suerte», escribía Pombo visiblemente agradecida.