Kiko Rivera, con gorra, llorando en el plató de 'Sábado Deluxe'

Más problemas para Kiko Rivera: debe casi 50.000 euros y no levanta cabeza

El marido de Irene Rosales quiere poner fin a sus deudas con su patrimonio

Kiko Rivera no levanta cabeza. Desde que sacó a relucir los trapos sucios del clan Pantoja al DJ no paran de crecerle los problemas. A la encarnizada batalla que mantiene con su madre, Isabel Pantoja, que ha salpicado a toda la familia, ahora hay que sumarle sus problemas con Hacienda.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En 2019, el hijo de Isabel Pantoja gritaba a los cuatro vientos que había saldado sus cuentas con el fisco. Tras su paso por ‘GH Dúo’, donde participó junto a su mujer, Irene Rosales, Kiko Rivera anunciaba que éste había sido el empujón que necesitaba para saldar por fin sus deudas con Hacienda.

No obstante estas declaraciones del hijo de Isabel Pantoja no eran del todo ciertas. Y es que aunque Kiko Rivera y su mujer habían logrado saldar gran parte de sus obligaciones con el fisco gracias a su participación en el 'reality' de 'Telecinco', la Agencia Tributaria aún sigue sus movimientos muy de cerca.

Acumula problemas económicos

Según publica la revista ‘Semana’, Hacienda le reclama al hijo de Isabel Pantoja 46.688,17 euros, una gran cantidad de dinero difícil de pagar si además se tiene en cuenta que Kiko Rivera se ha visto muy afectado por la actual crisis sanitaria. Con el cierre del ocio nocturno, el DJ se ha visto obligado a cancelar todos sus bolos en los últimos meses, siendo ésta su única fuente de ingresos.

Éste es un duro varapalo para el marido de Irene Rosales, que explicaría el verdadero motivo por el que quiere conocer la verdad del testamento que le dejó su padre.

Pero no es éste su único quebradero de cabeza. Los problemas económicos derivados de los embargos a Cantora, la finca que heredó de su padre, Paquirri, de la que es copropietario al 47,60 por ciento, también le persiguen.

Para Kiko Rivera, la posibilidad de vender Cantora supondría un gran alivio para sus arcas y para las de la tonadillera. Deshacerse de esta finca de 500 hectáreas de dimensión y 2.000 metros cuadrados construidos sería quitarse un enorme peso de encima, pero Isabel Pantoja se niega.

La artista no está dispuesta a vender la casa que a lo largo de más de tres décadas se ha convertido en su refugio, sobre todo desde que comenzase la pandemia del Covid-19, que se ha cobrado miles de vidas alrededor de todo el mundo. Y es que no sólo tiene miedo por ella, también por la salud de su madre, Ana, que el pasado mes de mayo cumplió 89 años.

Así que la venta de Cantora no es tan fácil como a priori pareciese. Además no hay que olvidar que sobre el inmueble pesa una cuantiosa hipoteca. Esto, unido a la oposición de la tonadillera, le pone las cosas muy difíciles al marido de Irene Rosales.

A pesar de los obstáculos, el DJ no está dispuesto a rendirse. Y es que quiere recuperar parte del legado de su padre y poner así fin a la pesadilla que supone tener deudas con el fisco para poder seguir adelante con su vida.

No le va nada mal

En la otra cara de la moneda se encuentra Isabel Pantoja, que según la revista ‘Semana’, ha renovado su contrato millonario con ‘Mediaset’ automáticamente al no oponerse niguna de las dos partes.

Tal y como afirma la publicación, la tonadillera, que trabaja actualmente como jurado de ‘Idol Kids’ en ‘Telecinco’ junto a Edurne y Carlos Jean, será rostro de la cadena de Paolo Vasile durante los próximos dos años y podría embolsarse alrededor de dos millones de euros hasta 2022.