Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera saliendo de un coche

Kiko Rivera: su fracaso desconocido tras la reconciliación con su madre

La reconciliación con su madre oculta un fracaso que Kiko quiere disimular a golpe de exclusiva y de polémicas generadas por él mismo.

Kiko Rivera ha vuelto a sorprender a todo el mundo con el último giro de su culebrón familiar. 

Tras soltar lo indecible contra su madre, Isabel Pantoja, durante meses, la muerte de Doña Ana, su abuela, le ha hecho recapacitar.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Kiko volvía a Cantora a despedirse de ella y se fundía en un largo abrazo con su madre tras meses de insultos y reproches. Tras esto, salía de Cantora y negociaba una nueva exclusiva con Lecturas con capítulos más del culebrón.

El primero, la reconciliación con su madre y la paralización de la venta de Cantora. El segundo, duras críticas a su prima Anabel y a Isa P. Las acusa de haber contribuido al distanciamiento entre él y su madre. 

Kiko se ha mostrado especialmente duro con Anabel, a pesar de que ella lleva meses aguantando los ataques contra su familia en los platós de televisión.

Y Anabel, haciendo equilibrios por mantener la frágil unidad familiar y evitando criticar ni a su tía, ni a su primo Kiko. Así se lo paga ahora él, con una portada demoledora por la que ha vuelto a pasar por caja.

Las duras críticas de Kiko Rivera a su familia 

Kiko está desatado. De hecho, lleva sin control durante mucho tiempo.

Primero atacó sin piedad a su madre. Luego fueron su tío Agustín e Isa P las víctimas de sus titulares más escandalos. Y ahora, su prima Anabel. 

Kiko necesita un enemigo con quien focalizar su resentimiento y odio. Y siempre con el talón de fondo que le pagan las revistas o los programas para que siga largando sin piedad de su familia. 

Llegados a este punto, tenemos la clave de porque Kiko actúa así, llevándose por delante a las personas que supuestamente más quiere. Viene muy bien recuperar una de sus últimas declaraciones en la revista Lecturas referidas a Isa P: "no tiene ni oficio ni beneficio".

Pues bien, analizando la trayectoria profesional de Kiko Rivera durante los últimos años, se observa claramente que la estrella que empezó a brillar hace unos años, se está apagando a marchas forzadas.

Kiko presume de ser un 'artista' multiplatino en su cuenta de Instagram. No obstante, su carrera musical hace tiempo que está estancada y a la baja a pesar de haber fichado por una oficina de management cercana a la discográfica Universal.

La carrera musical de Kiko, en cifras

Vamos por partes. Hay que reconocerle a Kiko que sin ningún talento vocal y dudoso gusto para componer canciones, ha logrado algún que otro pelotazo musical.

La carrera del DJ empezó con algunos hits que provocaban entre vergüenza ajena y sorpresa. Quítate el top o Chica Loca, son ejemplos de esta primera época musical de Kiko. Gracias al autotune (un procesador de audio que hace que todo el mundo cante de modifica y afina la voz), Kiko canta decentemente.

Esto, combinado con colaboraciones de otros músicos como Dr. Bellido o Tapo&Raya hicieron que empezara a sonar por la discotecas españolas.

Kiko combina su trabajo como Dj - sus sesiones no son nada del otro mundo y se limitan a reproducir los hits del momento sin demasiados artificios ni técnica - con sus temas propios.

Y aquí es donde vemos el pinchazo progresivo de Kiko.

Consultando las reproducciones de sus temas en Spotify, vemos que Quítate el Top (2012) acumula más de 5,5 millones de reproducciones.  

Chica Loca (2013), se acerca a los 7 millones, Así soy yo (2013) sobrepasa los 8,5 millones y Dale (2015) con Dasoul, está cerca de los 10 millones de reproducciones. 

Estos últimos años, las cifras ya son mucho menores. 

Destacan Cuento de hadas con 6 millones de veces reproducida en Spotify y Amor Prohibido, con Decai, con 4, 5 millones de veces escuchada.

Los últimos lanzamientos musicales de Kiko Rivera no han cosechado el éxito esperado. Tuboescape, no llega a los 3,5 millones de escuchas, Amiga Mía, tiene 1,5 millones y Conmigo Subes, con Tutto Durán, justo pasa el millón de reproducciones.

Cicatriz, su tema más personal, no llega a las 700.000 reproducciones y su último lanzamiento, Te extraño, no llega ni a las 300.000 escuchas. Acaba de lanzarse al mercado, pero la tendencia no es ni mucho menos la de sus primeros años de éxito.

Para dimensionar estos datos, algunos otros ejemplos: Omar Montes, excuñado de Kiko tiene una media de 30 millones de visualizaciones de sus canciones, con algún pelotazo con más de 100 millones.

Juan Magán sobrepasa los 100 millones de reproducciones de media en sus canciones y Lola Indigo consigue unos 40 millones de escuchas de media con sus temas.

La pandemia afecta el negocio musical de Kiko Rivera

Es justo decir que los largos meses de pandemia han afectado al mundo de la cultura de forma intensa. En este sentido, Kiko Rivera ha pasado mucho tiempo sin poder realizar ninguna actuación en directo. 

Lógicamente, sus ingresos se han visto seriamente afectados por este motivo. No obstante, que el tirón musical de Kiko ya no es el que era es una evidencia a juzgar por el interés que su música suscita en la plataforma Spotify.

Este puede ser uno de los motivos por los que el marido de Irene Rosales ha cambiado de estrategia y ha optado por redoblar su apuesta por el mundo del corazón y las exclusivas. Y para facturar cantidades importantes, ha tenido que elevar el tono y la agresividad en sus mensajes. 

Y así, de paso, no se habla de sus discretos éxitos en su faceta musical. Nada es casual, vamos.