Kiko Rivera en el plató de Gran Hermano a punto de escuchar el resultado de las votaciones

Kiko Rivera sentencia a Sylvia Pantoja tras todo lo que criticó a su abuela Ana

El joven no quiere saber nada de la prima de su madre

Kiko Rivera fue el primero en sentarse en el plató del especial 'Cantora, la herencia envenenada' y este viernes lo ha hecho Sylvia Pantoja. Esta, prima de Isabel Pantoja, ha pasado muchos años fuera de España y sin hablar de su familia. Sin embargo, ha considerado que ahora es el momento de hacerlo.

Así, ha acudido al programa de Telecinco y allí ha desvelado datos desconocidos sobre la tonadillera. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a que era muy celosa. Es más se los tenía a ella cuando contaba con 15 años porque Paquirri la llamaba 'belleza'.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

El dj escuchó atentamente las palabras de su familiar y ahora está realmente enfadado. Lo está no porque haya hecho referencia a su madre o a su padre sino a alguien muy especial, su abuela materna. Y es que la invitada no dudó en desvelar la verdadera personalidad de doña Ana.

Kiko Rivera no quiere ver a Sylvia Pantoja

Durante su paso por el mencionado especial, Sylvia dio a conocer que le haría mucha ilusión encontrarse con Kiko. Y es que ella le tiene un cariño muy especial porque cuando era adolescente se encargó de cuidarle cuando era un bebé. Además, después de haberse encontrado casualmente en México hace un tiempo, no han vuelto a verse.

Es más, la artista no dudó en pedir al programa que le pasara el número de teléfono de su sobrino para poder hablar con él y quedar.

Sin embargo, según la revista 'Lecturas', el joven no está dispuesto a verse con la prima de su madre. Y es que está realmente enfadado por todo lo que contó de su abuela. Él no ha querido mencionarla ni desprestigiarla en esta 'guerra' entre los Rivera y los Pantoja. Por eso, no entiende que Sylvia la haya sacado a colación. Y más ahora que está muy delicada de salud.

Precisamente por eso todo parece indicar que Sylvia Pantoja regresará a México sin ver a su sobrino.

¿Qué dijo Sylvia Pantoja de doña Ana?

Igual que fue muy crítica con Isabel Pantoja, también arremetió duramente contra la madre de esta. Así, en su paso por 'Cantora, la herencia envenenada', Sylvia desveló que doña Ana fue la culpable de que la tonadillera cambiara su forma de ser. Y lo hizo exponiendo: «Su madre es la que siempre ha movido los hilos. Ella es quien la ha llevado (…) Isabel es como su madre: soberbia y ambiciosa».

Sylvia Pantoja en el plató de 'Cantora: la herencia envenenada'
Sylvia Pantoja fue muy crítica con su tía Ana | Telecinco

De la misma manera, la invitada dio a conocer un singular episodio. Una situación que, según ella, venía a dejar patente cuáles eran las intenciones de su tía desde siempre en relación a su hija. Es decir, que iba 'buscándole' el mejor plan para tener un futuro prometedor.

En concreto, Sylvia expuso lo siguiente: «Un día, mi tía Ana fue a la plaza de abastos en Triana y fue preguntando cómo loca: '¿Quién ganaba más dinero: un torero o un futbolista?'. Eso te da a entender que va viendo por dónde...». Es más, en ese sentido la invitada añadió que «Me parece bien porque quiere lo mejor para su hija. Ha llevado la carrera de su hija muy bien, pero los intereses para ella».

De la misma manera, la prima de Isabel Pantoja manifestó que no sabía el porqué a la madre de aquella había que llamarle doña Ana. Y, sin embargo, a la madre de su primo Chiquetete se le hablaba por un apodo. Así, dijo: «Me hace gracia que a mi tía Manuela se le decía chumina. ¿Qué pasa, que no es doña Manuela o mi madre no es doña María? Aquí todas son doñas porque todas son señoras. Hay que ser equitativos».

Eso sin pasar por alto que para acabar desveló que su tía Ana no le abría la puerta a los fans de su hija que no le llevaban ningún regalo. Solo permitía que los que portaran un presente pudieran ver y hablar con la artista tras una actuación.