Irene Rosales en el plató de 'Viva la vida'

Irene Rosales se siente culpable de la muerte de su madre

La mujer de Kiko Rivera se mostró muy dura consigo misma en su regreso a 'Viva la vida'

Irene Rosales confesó el 'Viva la vida' el sentimiento de culpa que la persigue tras el fallecimiento de su madre. Meses después de que la suegra de Kiko Rivera perdiera la vida como consecuencia de una larga enfermedad, su mujer se muestra de lo más confusa después de haber hecho un balance de su vida.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Decir adiós a una madre es un proceso duro que deja un sentimiento de orfandad y desamparo, desaparece una figura clave en toda la familia y con ello aparecen nuevas sensaciones. En su regreso al programa donde colabora, Rosales se enfrentó a 'La escalera de las emociones' donde se abrió en canal y confesó cómo lleva el dolor tras el fallecimiento de su madre a principios de año.

«Si tengo que poner la palabra culpa en mi vida la pongo con el hecho de que  yo me siento culpable de que demos por hecho que las personas nos van a durar toda la vida. Me acostumbré a ver que mi madre tenía que cuidar de mi padre y yo tenía mi vida, podía salir...» comenzaba diciendo Irene.

La nuera de Isabel Pantoja se mostró muy dura consigo misma por considerar no haber prestado la atención que su madre necesitaba: «Me siento culpable por no haber hecho que mi madre hubiese disfrutado de su vida también. Me he sentido muy egoísta. Lo pienso todos los días» decía sin poder contener las lágrimas.

Irene confiesa que su madre «ha sido la primera figura en mi familia, mi pilar» y cree que no ha estado a la altura: «Ese pilar siempre hay que cuidarlo y yo quizás lo he tenido ahí, me ha ayudado en todo, pero yo no le he dado lo que se merecía».

El hecho de que ahora ella sea madre de dos hijas le ayuda a comprender la necesidad de ver más allá de la familia y poder disfrutar de algo más de vida: «Desde que soy mamá no he pensado que mi madre también tenía que tener vida. Mi madre no se quejó pero si yo le hubiese dado esa vidilla le hubiese venido muy bien. Nos olvidamos de que esa madre también necesita una vida. Me va a costar quitarme esta culpa».

Para ella es fundamental el apoyo y el cariño que le da su marido, Kiko Rivera, que le ayuda a tirar para adelante: «Lo que más me gusta de Kiko es que está muy pendiente de mí, es muy cariñoso, siempre sabe sacarme una sonrisa, siempre me pregunta qué me pasa, cómo estoy. Me evade muchísimo de los problemas, le quita hierro al asunto» explicaba en el plató de 'Viva la vida'.