Montaje con una imagen de Pere Aragonès y su esposa Janina Juli

Pere Aragonès y Janina Juli: la curiosa historia de amor del futuro presidente catalán

El líder de ERC podría convertirse en el nuevo presidente de la Generalitat

Pere Aragonès fue uno de los grandes vencedores de la noche electoral en Cataluña, ya que su partido, ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), empató en número de escaños con el PSC de Salvador Illa, aunque quedó ligeramente por detrás en número total de votos. 

Más allá de su trayectoria política, Pere Aragonès ha sido un hombre discreto que ha llevado su vida privada en la más estricta intimidad y de quien no se ha hablado mucho. No obstante, ya han transcendido las primeras informaciones sobre su patrimonio personal y familar

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Su nueva posición le convertirá en foco de todas las noticias, y de hecho ya empiezan a salir informaciones varias sobre su vida privada, sin haber sido investido todavía.

Pere Aragonès y Janina Juli, rivales políticos, pero casados y con una hija

Una de las informaciones más curiosas atañe a su matrimonio, una historia que ha hecho que en muchos círculos de la política catalana se hable de ellos como los  'Romeo y Julieta' de la política catalana. 

Pere Aragonès ha estado siempre muy ligado a ERC, partido en el que ha militado desde sus juventudes (JERC) y con el que se ha presentado a varias elecciones, tanto en ámbito municipal como regional. 

Pero su mujer, Janina Juli, pertenece, políticamente hablando, a la competencia. Ella empezó su trayectoria política en la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), el partido de las juventudes de la antigua Convergència y del actual PDeCAT, que ha quedado fuera de Parlament tras los resultados de ayer. 

De sobra es conocida la lucha que han mantenido el espacio convergente y ERC para convertirse en el partido más fuerte del bloque independentista, razón por la que Pere i Janina son rivales políticos a pesar de que, en lo personal, mantienen una sólida relación afianzada por un matrimonio y por una hija en común

Ambos se casaron en julio del 2017, en la ciudad de Argentona, en Barcelona, y dos años después dieron la bienvenida a su primera hija, Clàudia, a quien precisamente se pudo ver ayer acompañando a su padre para acudir a las urnas. 

Tras su matrimonio, Janina Juli abandonó la política activa y se ha convertido en una firme defensora de su marido, cuya candidatura ha defendido en sus redes sociales.

Ahora, Janina podría convertirse en la nueva 'primera dama' de la política catalana, siempre y cuando ERC consiga poner de acuerdo a JxCat y a CUP para su investidura.

Aragonès tiene claras opciones para ser investido President

El candidato independentista tiene todas las papeletas para convertirse en el nuevo President de la Generalitat, ya que el bloque independentista formado por su partido, ERC; junto a JxCat (Junts per Catalunya), el partido de Puigdemont; y la CUP (Candidatura d'Unitat Popular), suman mayoría absoluta para formar gobierno. 

Pere Aragonès ha sido un nombre no muy conocido en la política catalana hasta hace relativamente poco, ya que había pasado más desapercibido a pesar de que estuvo 10 años como diputado de ERC por Barcelona en el Parlament entre 2006 y 2015.

En 2016 fue nombrado Secretario de Economía del gobierno de Carles Puigdemont, y tras el 'procés' que llevó a Oriol Junqueras a la cárcel, heredó su cargo como Conseller d'Economia i Hisenda, ya en el gobierno de Quim Torra en 2018.

No tardó mucho en convertirse en la cara visible de ERC, ya que la prisión de Junqueras y el hecho de que Marta Rovira, su sucesora, se marchase del país, le convirtió en el líder del partido.

Además, fue el vicepresidente de Quim Torra durante su mandato, y tras la inhabilitación del President, asumió algunas de sus competencias al frente de la Generalitat en un gobierno en funciones que durará hasta que se consume la nueva investidura y que, con mucha probabilidad, le convertirá en el 132º presidente de la Generalitat de Catalunya.

Si lo consigue, Pere Aragonès pasará a la historia, porque ERC recuperará la presidencia de la Generalitat ochenta años después del fusilamiento de Lluís Companys.