Enrique San Francisco sentado en la terraza de un bar con una gorra y una cerveza en la mesa

Enrique San Francisco ingresado en el hospital: 'hace días que batalla'

El actor lleva semanas luchando contra una enfermedad

Enrique San Francisco no está atravesando por su mejor momento. El humorista se encontraba inmerso en su último espectáculo llamado 'La penúltima' cuando tuvo que cancelar la función que estaba prevista para el 23 de enero en Getxo. Unos días antes, el 12 de enero, se anunció que la función se cancelaba y comenzaron a saltar todas las alarmas al conocerse que se debía a «problemas de salud» del actor.

Enrique San Francisco lleva semanas ingresado

Después de casi un mes desde la cancelación de su espectáculo, la revista 'Diez Minutos' ha publicado que el actor lleva semanas ingresado en el hospital Clínico de Madrid como consecuencia de una neumonía bilateral. Por el momento se desconoce si dicha enfermedad es consecuencia de que el actor se haya contagiado de Covid-19 o si, por el contrario, se trata de una dolencia provocada por otros problemas de salud.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Lo cierto es que la salud de Enrique San Francisco lleva años que no es nada buena. Fue el propio actor el que confesó en una ocasión haber sido adicto a ciertas sustancias estupefacientes como la cocaína o la heroína en la década de los 80. Una adicción que le ha terminado pasando factura tanto a nivel físico como de salud.

Dos años después de haber entrado el 2000, el actor sufrió un tremendo accidente de moto mientras circulaba por el centro de Madrid por el que acabó en silla de ruedas y sin poder moverse durante años. Poco a poco, tras tiempo yendo a rehabilitación, San Francisco acabó recuperando la movilidad aunque no sin dificultad, pues estuvo un tiempo con muletas.

Una vida complicada

Los peores años en la vida de Enrique San Francisco los vivió cuando comenzó a coquetear con las drogas. Fueron años muy duros para el actor que llegó incluso a pedir ayuda a su madre: «Los peores cuatro años de mi vida que recuerdo fueron cuando estuve enganchado a la droga. Pedí a mi madre que me encerrara. Me metió en una clínica que está en Madrid» contaba el propio actor durante una entrevista.

Afortunadamente logró salir del pozo en el que estaba metido, pero fue algo tarde para su salud. A partir de entonces, nada sería como antes y las consecuencias de su desenfreno comenzaron a ser visibles. Además a esto hay que sumarle sus diversas detenciones e incluso estuvo en busca y captura por no presentarse a una citación judicial.

Sin un lugar fijo donde vivir

Aparte de desvelar sus problemas con las adicciones, Enrique San Francisco también explicó durante una entrevista en 'El Hormiguero' sus problemas económicos. El actor tiene una larga carrera profesional cuyos ingresos no ha sabido administrar. «He generado muchos miles de euros a lo largo de mi vida, generalmente todo lo que entra ya lo tengo invertido; me gusta vivir al día, al segundo, nunca se sabe cuándo va a venir el hostión».

Han sido justamente estos problemas lo que llevaron a San Francisco a ser desahuciado de su casa. «Me fui yo antes de que me la quitaran. Fui más rápido, porque esas cosas se ven venir» explicaba en 'Sábado Deluxe'. Como consecuencia terminó viviendo en un hotel a las afueras de Madrid. «Me fui para dos semanas pero empecé a cogerle el gusto a estar fuera de Madrid» relataba.

Pero el no tener una vivienda fija y estar muchas horas en soledad han llegado a pasarle factura en su estado de ánimo, de ahí que siempre ha procurado entretenerse: «Me gusta vivir en un hotel, pero si estoy mucho tiempo solo conmigo mismo se me ocurren muchas cosas que no se me debían de ocurrir. Por eso tengo que estar entretenido».

Por el momento se desconoce cómo se encuentra Enrique San Francisco y cómo evoluciona de esa neumonía bilateral, pero todo parece indicar que le quedará un largo camino para recuperarse.