Tatiana Akmedova, exmujer del oligarca ruso Farhad Akmedov

600 millones de euros, barco y avión: el divorcio más caro que se recuerda

El Reino Unido presencia estos días el divorcio más mediático y caro del país

Reino Unido vive en vilo el divorcio más caro de la historia del país con una historia madre e hijo que nos recuerda al culebrón mediático que se está viviendo aquí en España con Isabel Pantoja y Kiko Rivera.

Y es que Tatiana Akhmedova, exesposa del oligarca ruso Farhad Akhmedov, acusa a su hijo de 27 años de esconder los bienes que le pertenecen tras el divorcio con su marido.

El matrimonio se casó en 1993, pero tan solo 10 años después, en 2003, Tatiana pidió el divorcio a su marido. Un divorcio que se ralentizó y se alargó en el tiempo debido a las continuas reconciliaciones y desacuerdos legales ante los tribunales.

En 2016, el Tribunal Superior de Londres ordenó al oligarca ruso que concediera a su exmujer el 41,5% de la riqueza adquirida a lo largo del matrimonio, o lo que sería lo mismo: nada más y nada menos que 600 millones de euros. Algo a lo que Akhmedov no accedió.

A esos millones hay que sumarle varias residencias de lujo, un superyate valorado en 333 millones de euros, un jet privado de 46 millones de euros y una colección de arte valorada en 99 millones de euros, con obras entre otros, de Andy Warhol o Mark Rothko.

Demanda a su propio hijo

Por el momento, Tatiana solo habría recibido 5,7 millones de euros. Y es que el oligarca ruso habría alegado fondos insuficientes, algo que no concuerda con el gran capital económico que tiene. Por lo que Tatiana ha demandado a su exmarido y a su hijo de 27 años de engañarla ocultando los bienes que le corresponden por su matrimonio.

Además, acusa a su ex de ocultar sus ganancias en el extranjero y ha presionado a su hijo para que confiese dónde esconde el dinero su padre: «Imagínate lo que se siente al ser demandado por tu propia madre. Es una sensación horrible, no deberíamos haber llegado nunca a esto porque yo no he hecho nada malo», lamentaba Temur, hijo del matrimonio, en una entrevista al diario 'Mail on Sunday'.

Por el momento, su madre ha conseguido una orden judicial para registrar el apartamento del joven en el centro de Londres, valorado en 35 millones de euros, y la orden de Google para entregar el contenido de sus correos electrónicos.

El hijo, a favor del padre

Además, Temur se ha posicionado a favor de su padre, por lo que se le han congelado sus activos y se ha producido la incautación de su pasaporte, a lo que él ha reaccionado cargando contra su madre:

«Mi padre le ofreció a mi madre 110 millones de euros para formalizar la separación, pero ella se negó. Si ella estuviera en la calle, sin nada que comer, sin tener nada, entendería su frustración».

«Nunca permitiría que se quedara en la calle. Pero ella tiene una muy buena vida. Siempre está de vacaciones, siempre está viajando. Veo sus actualizaciones en WhatsApp y estuvo en Ibiza hace unas semanas y también en Italia», aseguraba el joven en dicha entrevista, donde expresaba que su único deseo es que el proceso judicial finalice cuanto antes.

El juicio para resolver definitivamente este caso tendrá lugar el próximo martes en Londres. En este juicio están citados tanto el oligarca ruso Akhmedov como su hijo Temur, que está advertido por el alto Tribunal de que si no se presenta ese día, será acusado de desacato y podría enfrentarse a una pena de prisión.

Por su parte, su padre ha declarado ante los medios británicos que hará todo lo posible por limpiar la imagen de su familia y que intentará luchar contra la injusticia de lo que considera una sentencia equivocada del Tribunal Supremo.