Sara Carbonero en una imagen de archivo.

El contratiempo de Sara Carbonero en vacaciones que le ha dado una lección

La periodista ha querido compartir con sus seguidores una reflexión tras vivir un día repleto de incidentes que molderaron la mejor noche del verano.

Un contratiempo vacacional ha dado una importante lección de vida a Sara Carbonero. La periodista nos tiene acostumbrados a compartir reflexiones y pensamientos en sus redes sociales, pero la última es especialmente valiosa porque nace de una bonita experiencia vivida en tiempos de pandemia.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Verano 2020. Ya sabíamos que iba a ser un verano 'raro' y diferente. Todos o la mayoría lo estamos viviendo 'al día', sin grandes planes ni viajes, improvisando, adaptándonos, estando con la gente que queremos el máximo tiempo posible, buscando la manera de crear recuerdos bonitos y en ocasiones de aislarnos de la realidad», comenzaba explicando Sara Carbonero en su cuenta de Instagram.

La periodista ha querido compartir con sus seguidores una reflexión tras vivir un día repleto de incidentes que acabaron dando forma a la mejor noche del verano.

«Hoy ha sido un día de esos en los que todo lo que puede complicarse, se complica. Nada grave, incidentes vacacionales sin importancia, contratiempos que te hacen cambiar los planes», señalaba la mujer de Iker Casillas.

Sara Carbonero aprende una gran lección de sus hijos

Ante la adversidad, la reacción de sus hijos Martín y Lucas fue todo un ejemplo de vida para Sara Carbonero.

«Mientras a ti se te hace un mundo, tu hijos lo disfrutan como una aventura superdivertida. Para ellos siempre todo está bien, porque lo está. De hecho la de hoy ha terminado siendo una de las noches más bonitas de este verano, llena de cosas sencillas», explicaba Sara Carbonero

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

. #brothers #findesbonitos #loiros #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

El gran plan inicial fue sustituído por una noche tranquila y divertida en compañía de buenos amigos. Una velada repleta de cariño, sorpresas y juegos que hacen darle valor a las pequeñas cosas de la vida.

«Un juego de toda la vida, una misión, unas linternas, una rana que aparece de repente, la luna distinta, buenos amigos, buena conversación, un baño a media noche, un colchón hinchable donde cada día cabe uno más, un perna de pau (helado preferido), un poco de música brasileira y muchas risas y complicidad», proseguía la periodista.

Después de una maravillosa noche llena de anécdotas y momentos únicos, Sara Carbonero ha querido compartir una reflexión de vida que los seguidores han agradecido en Instagram.

«Probablemente habría sido también un día bonito si hubiéramos seguido el plan trazado pero con toda certeza no hubiese terminado igual. Hoy me duermo agradeciendo que la vida nos siga sorprendiendo y regalando momentos únicos y que tengamos la capacidad para apreciarlos. En definitiva que no perdamos nunca esa mirada de niño que nos haga ver las dificultades como aventuras y oportunidades para crecer», sentenciaba Sara Carbonero.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Verano 2020. Ya sabíamos que iba a ser un verano “raro” y diferente. Todos o la mayoría lo estamos viviendo “al día”, sin grandes planes ni viajes, improvisando, adaptándonos, estando con la gente que queremos el máximo tiempo posible, buscando la manera de crear recuerdos bonitos y en ocasiones de aislarnos de la realidad. Hoy ha sido un día de esos en los que todo lo que puede complicarse, se complica. Nada grave, incidentes vacacionales sin importancia, contratiempos que te hacen cambiar los planes y que mientras a ti se te hacen un mundo, tu hijos lo disfrutan como una aventura súper divertida. Para ellos siempre todo está bien, porque lo está. De hecho la de hoy ha terminado siendo una de las noches más bonitas de este verano, llena de cosas sencillas: un juego de toda la vida, una misión, unas linternas, una rana que aparece de repente, la luna distinta, buenos amigos, buena conversación, un baño a media noche, un colchón hinchable donde cada día cabe uno más, un “perna de pau” (helado preferido), un poco de música brasileira y muchas risas y complicidad . Probablemente habría sido también un día bonito si hubiéramos seguido el plan trazado pero con toda certeza no hubiese terminado igual. Hoy me duermo agradeciendo que la vida nos siga sorprendiendo y regalando momentos únicos y que tengamos la capacidad para apreciarlos. En definitiva que no perdamos nunca esa mirada de niño que nos haga ver las dificultades como aventuras y oportunidades para crecer, el Restform como la mejor suite del mundo y la naturaleza como el tesoro más grande . Foto y vídeo de Martín . #buenasnoches #unveranomuyverano #lomássimplelomásbello #maluqueira #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el