Manolo Santana y su mujer Claudia Rodríguez en las gradas de un partido de tennis

Claudia, la esposa de Manolo Santana: La posible culpable del distanciamiento con Alba

Muchas personas responsabilizan a la actual pareja del extenista de la relación tan distante que mantiene con su hija
Manolo Santana y su mujer Claudia Rodríguez en las gradas de un partido de tennis

Poco se sabe de la relación que mantiene Manolo Santana, con Alba, la hija que tuvo con Mila Ximénez. Se especula con que el trato es inexistente, y que detrás de esa fría historia puede estar Claudia, la cuarta mujer del extenista.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? ➜ Las notícias del ❤️Corazón❤️ ¡al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Llevan casados desde 2013, aunque la relación de amor comenzó mucho antes, en 2000. El historial sentimental de Santana es bastante amplio. 

En primer lugar contrajo matrimonio con María Fernanda González Dopeso, con la que tuvo tres hijos: Manuel, Beatriz y Borja. La siguiente conquista fue Mila Ximénez. Fruto de esa relación nació Alba. 

Y la tercera esposa del extenista fue Otti Glanzelius. En cualquier caso, todo apunta a que Claudia será la última mujer de Santana, que atraviesa por un delicado estado de salud desde hace tiempo.

Ella se ocupó de cuidarle y de acompañarle en todo momento. Incluso ejerce de portavoz para aclarar su estado de salud en los últimos tiempos. A comienzos de este año explicó que "va lento algunas veces, tanto al hablar como al moverse".

No obstante, explicó que hace una "vida más o menos normal", y con cierta actividad. Entiende que algunos lo vean "deteriorado", pero es "algo normal a su edad". De esta manera pretendía quitarle gravedad al asunto.

No hay que olvidar tampoco que tiene 83 años, y que el paso del tiempo también genera un desgaste.

En varias ocasiones han surgido rumores sobre su estado de salud, pero siempre acabaron siendo desmentidos por Claudia. El dos veces campeón del Roland Garros intenta llevar una vida muy tranquila, siempre en torno a su gran pasión, que es el tenis.

El extenista se encuentra aislado

En cualquier caso, algunas personas de su entorno reconocen que se encuentra aislado, demasiado sobreprotegido por su esposa. Ella maneja su agenda y sus negocios, apartándole en ocasiones de amigos o familiares.

Y de esta situación no se quedó al margen Alba, la hija que tuvo el tenista con Mila Ximénez. En los últimos años, los ataques de la periodista a su exmarido y a su nueva mujer fueron constantes. Algo que molestó mucho a Claudia, que no dudaba en responderle.

Todo esto, lo único que consiguió fue distanciar más a padre e hija. Alba tenía claro que en este asunto siempre se iba a posicionar del lado de su madre. Con ella tenía una relación más estrecha, pese a haberse educado en el hogar de Manolo Santana.

Hubo un hecho que avala esta teoría. Y es que en las últimas vacaciones que pasaron Mila Ximénez y su hija en Marbella, no hubo contacto con el extenista. Hasta el punto de que sus hijos se inscribieron en una escuela de tenis distinta a la que regenta su padre.

Tampoco hay que pasar por alto, que Alba se encontraba a apenas unos kilómetros de su progenitor. El resto del año suele pasarlo en Ámsterdam, donde reside con su marido e hijos. Y esas vacaciones en tierras malagueñas era una buena oportunidad para que Santana conociera a sus nietos.

Claudia controla las finanzas y todas las empresas que tiene el doble ganador del Roland Garros. Y se le responsabiliza a ella del aislamiento que tiene. Apenas queda con nadie y todo lo que hace está condicionado por la opinión de ella.

El club de tenis de su marido está ahora en manos de familiares de Claudia. E incluso negocios y propiedades de Santana están a nombre de parientes de la colombiana.

Hay muchas teorías sobre el estado de salud del exmarido de Mila Ximénez. Se le aprecia ausente y con problemas de movilidad. Algunos aseguran que todo es fruto de la edad.

Sin embargo, algunas versiones señalan que ese estado es motivo de la fuerte medicación que toma. E incluso se habla de brujerías para limitar sus capacidades.