Carolina Darias en rueda de prensa el 28 de enero del 2021

La complicada infancia de la ministra de Sanidad: Sola con su madre

Carolina Darias tiene como referente personal a su madre, fallecida en 2003

Cada miércoles, a última hora de la tarde, comparece ante los medios de comunicación Carolina Darias. La ministra de Sanidad, que el pasado mes de enero tomó el testigo de Salvador Illa, se ha afianzado como una de las caras visibles de la gestión de la segunda parte de la pandemia y de la evolución del plan de vacunación. Como decimos, cada miércoles aparece en las pantallas de nuestros televisores, pues interviene públicamente para contar qué temas ha tratado la reunión semanal del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, donde se ven las caras la ministra y los consejeros autonómicos del ámbito sanitario. 

Aunque en los últimos meses ha ido ganando protagonismo y su rostro se nos ha ido haciendo familiar, lo cierto es que Carolina Darias es una mujer aún muy desconocida en nuestro país. Más allá del particular acento que la delata —efectivamente, es canaria, nacida en Las Palmas—, poco se sabe sobre quién es Darias y cuáles son los rasgos principales de su vida que marcan, como a todo el mundo, su carácter y su forma de ser, factores que sin duda alguna también influyen en la forma de gestionar y de gobernar.

Carolina Darias, una vida dedicada a la política

La ministra de Sanidad es licenciada en Derecho por la Universidad de la Laguna y accedió a la función pública en los inicios de su carrera laboral. Pero muy pronto sacó a relucir su verdadera faceta vocacional: la política. Se afilió al PSOE y con 33 años, en 1999, fue elegida concejal en el Ayuntamiento de su ciudad natal, Las Palmas de Gran Canaria. Permaneció en el cargo hasta 2004, cuando la entrada en la Moncloa de José Luis Rodríguez Zapatero hizo que Darias ocupara el cargo de subdelegada del Gobierno en la provincia de Las Palmas.

En 2007 dimitió como delegada para ser diputada en el Parlamento canario, pero en menos de un año volvió a tener cargo a mandato del Ejecutivo español: el segundo Gobierno de Zapatero la nombró en aquella ocasión delegada del Gobierno en Canarias, cargo en el que se mantuvo hasta 2011, cuando se presentó a las elecciones al Cabildo de Gran Canaria. Fracasó: tras cuatro años de liderazgo socialista, la institución pasó a manos del PP. Y llegó el tiempo del nuevo salto a la política autonómica: en 2015 fue elegida diputada en el Parlamento regional, del cual fue elegida presidenta.

Meses después de perder el cargo, recibió la llamada que le cambió la vida: Pedro Sánchez la quería como ministra de Política Territorial y Función Pública. Y Darias aceptó. Fue hace escasos cinco meses cuando pasó a Sanidad.

Una infancia a solas con su madre

Pero al margen de estos dilatados 22 años de carrera política, pasando de un cargo a otro de forma consecutiva, ¿qué se sabe de su lado más personal? Sin duda, la infancia de la ministra Darias estuvo marcada por un hecho clave: la separación de sus padres cuando ella era muy pequeña, algo aún poco frecuente en esa época. Es una de las pocas cosas que transciende de su vida privada, y es evidente que debió ser un hecho que marcó su vida para siempre. Carolina Darias es hija única y su infancia y adolescencia transcurrieron a solas con su madre.

En una entrevista concedida hace años al 'Diario de Avisos', se hace referencia a los recuerdos de Darias acompañando a su madre a Radio Ecca, la radio educativa con la que se educaba su progenitora. Su madre, su referente vital, le inculcó por ello la máxima importancia de «labrarse un futuro el día de mañana para que no dependas de nadie». La vida, a menudo injusta, hizo que Darias perdiera a su madre en 2003, justo el día en el que ella cerraba la campaña electoral de las municipales de ese año. María San Sebastián Calleja, la progenitora de la actual ministra, falleció a consecuencia de un cáncer con tan solo 57 años de edad. Perdía así su referente vital, su guía en la infancia y juventud. 

Actualmente, Carolina Darias está casada con José Afonso, un hombre que causó polémica en 2010 cuando fue contratado como auxiliar administrativo en el Ayuntamiento de las Palmas sin que constara ningún proceso de selección para el cargo. Una polémica que afectó de pleno a Darias, en ese momento delegada del Gobierno en el archipélago. Afonso es músico en una formación canaria que toca música popular y que ha publicado más de una veintena de discos. Se trata de Los Gofiones, del que Darias es 'fan' incondicional. Darias y Afonso tienen tres hijas adoptivas, y la familia es una habitual de los viajes, afición que estará deseando recuperar en cuanto acabe la pandemia: África es uno de sus destinos predilectos. La ministra de Sanidad, pues, mantiene tras ella una historia personal que, seguro, marca su carácter y su talante al frente de Sanidad.