La boda del año: ¿all-in o farol?

Justin Bieber y Hailey Baldwin han anunciado que el enlace tendrá lugar este septiembre

Justin Bieber y su novia Hailey Baldwin
Justin Bieber y su novia Hailey Baldwin | Cedida

 

Hace casiun año desde que Justin Bieber y Hailey Baldwin se dieron el “sí, quiero” en una ceremonia secreta llevada a cabo en el tribunal de Nueva York, poco después de retomar su noviazgo. La idea, desde hace meses, era realizar un enlace religioso con todos los familiares de ambas partes. Una manera de formalizar la unión y, de paso, por qué no decirlo, hacer una gran fiesta. Sin embargo, que se sepa, la pareja ha cancelado esta celebración hasta en cuatro ocasiones por motivos, al parecer (como sabéis, Bieber está rodeado siempre de mucha especulación), de lo más variopintos.

No obstante, parece que el próximo mes de septiembre nos depara una de las bodas más esperadas. Concretamente el día 13, Bieber y Baldwin se darán el sí definitivo y cesarán todas las dudas y rumores sobre su separación y sobre la imposibilidad de llevar a cabo este festejo.

Sabemos mucho sobre Justin Bieber, principalmente porque ha pasado de ser un ídolo adolescente a un personaje público que interesa a personas de todas las edades. En La Coctelera hemos hablado en numerosas ocasiones sobre sus altibajos, sus creencias y sobre sus más que diversas aficiones. Bieber ha afirmado en varias ocasiones que sus comidas favoritas son los espaguetis y la pizza, que su película preferida es Rocky, y sus series Smallville y Friends. Además, le encantan los juegos de poker y el hockey. Su color favorito es el morado y, en lo que respecta a la música, su artista fetiche es Beyoncé y “Cry me a river”, de Justin Timberlake, su canción preferida.

Bieber solo tiene 25 años (nació el 1 de marzo de 1994 en Ontario, Canadá) y ya se ha convertido en un compositor, músico, bailarín y cantante de referencia internacional. Todo el mundo sabe que un jovencísimo Justin comenzó sus andaduras subiendo versiones de sus canciones favoritas a YouTube, pero casi nadie conoce a Scooter Braun, un antiguo ejecutivo de la industria musical que lo descubrió, precisamente, mientras trasteaba por la plataforma de vídeos online por excelencia. Braun se convirtió en el manager de Bieber y, junto al cantante Usher y su sello discográfico (Raymond Braun Media Group), comenzó su andadura musical.

Con solo 15 años, Justin Bieber lanzó su primer sencillo como debut, “One Time”, que alcanzó las primeras posiciones en las listas de éxitos en más de diez países diferentes. Luego llegó “Baby”, que la mayor parte de mortales ha escuchado hasta la saciedad, y cuyo videoclip, en 2011, se convirtió en el vídeo musical más visto de YouTube en aquel momento.

Y para qué redundar, desde aquel momento todo lo que ha producido Justin Bieber (especialmente en lo concerniente a la música) ha consolidado una carrera meteórica y con cientos de millones de seguidores por todo el mundo; pero, eso sí, no exenta de altibajos y controversias.

 

Bieber también ha sido galardonado con algunos de los premios más importantes de la industria musical: American Music Awards, ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers), Grammy (de estos solo se llevó uno en 2016 por su colaboración con Skrillex & Diplo, “Where Are Ü Now”), Grammy Latinos (también una colaboración en una versión de “Despacito” junto a Luis Fonsi y Daddy Yankee), MTV Music Awards y muchísimos reconocimientos más, entre los que se encuentran catorce Guinness World Records.

Curiosamente, la mayor parte de personas vinculan a Bieber con Estados Unidos y no con Canadá. De hecho, vive en Estados Unidos desde el 2008 con un visado de residente que se emite de forma temporal (aunque la temporalidad sea de, en este caso y hasta la fecha, once años). Según las normativas del país, se puede expedir este tipo de visado en caso de “habilidades o logros extraordinarios” en un determinado campo, y el suyo se comprende dentro del amplio espectro que evoca la palabra “artista”. Bieber se ha mostrado reacio a conseguir la ciudadanía estadounidense y ha aprovechado cada pregunta al respecto para elogiar a su país, su seguridad social y su sistema de sanidad público.

Hailey Rhode Baldwin, por su parte, es mucho menos conocida y también más joven: tiene 22 años (nació en el 1996, en Tucson, Arizona). Si por algo se la conocía, más allá de las pasarelas, era por ser hija del actor Stephen Baldwin, hermano, a su vez, de William, Daniel y, por supuesto, Alec Baldwin.

Es cierto, y esto no solo hay que reconocerlo sino también destacarlo, que la carrera como modelo de Baldwin comenzó antes de formalizar su noviazgo con Bieber. Su primera campaña comercial fue en 2014, con la marca de ropa French Connection, y por aquel entonces solo había rumores después de la ruptura de Justin y Selena Gómez. En 2015 fue fotografiada para la edición estadounidense de la revista Vogue. Ese mismo año fue la imagen de un anuncio de Ralph Lauren junto al cantante Cody Simpson y unos meses después desfiló en la pasarela para Tommy Hilfiger y Philipp Plein.

Precisamente, la relación con Ralph Lauren, Tommy Hilfiger y Philipp Plein se prolongó en el tiempo, dándole notoriedad y consolidando su trabajo como modelo. Poco después grabó un vídeo promocional para el gigante H&M y firmó un contrato para IMG Models, apareciendo inmediatamente después en la portada de Marie Claire. De aquí a Moschino, junto a modelos como Alessandra Ambrosio, Chanel Iman o Miranda Kerr, y a Guess; y lo demás, como suele decirse, es historia.

En cualquier caso, todos estamos expectantes sobre la ceremonia que llevarán a cabo estos jovencísimos triunfadores, y os mantendremos al tanto de los pormenores.


Comentarios

envía el comentario