La boda de la 'alta sociedad' española que se ha celebrado en plena pandemia

El covid no ha impedido que acudan 220 invitados a este enlace aristocrático en Puerta de Hierro

Dos novios cogidos del brazo
La pandemia no ha parado esta boda de la 'alta sociedad' | Pixabay

Los últimos meses se ha comprobado como esta pandemia no ha podido evitar que se celebren los grandes acontecimientos que muchos tenían planeados desde hacía tiempo. Un claro ejemplo son las bodas.

Estas ceremonias se han seguido celebrando con ‘normalidad’, reduciendo el aforo y aportando un nuevo complemento: la mascarilla. Por otro lado, muchos eventos han sido cancelados debido al Covid-19.

La aristocracia ha sido, sobre todo, la que más ha mantenido sus costumbres y ha optado por continuar con todo lo que tenías planeado. Eso sí, con restricciones, como el resto de mortales. Una de las bodas más sonada en estos tiempos ha sido la de Rodrigo de la Cierva, conocido como el Conde de Cardona, y Carlota Aguirre de Cárcer.

Imagen de la boda entre el conde de Cardona, Rodrigo de la Cierva con Carlota Aguirre de Cárcer.
Rodrigo de la Cierva y Carlota Aguirre de Cárcer celebran su enlace en plena pandemia ajenos a las críticas | Liven PH

El enlace ‘antipandemia’ no ha dejado indiferente a nadie, ya que ha contado con 220 invitados, entre los que había descendientes de Fabiola de Bélgica, marqueses y condes.

Tal como Carlota ha contado para Vanitatis, encargó su vestido de novia en enero y hasta julio no se lo pudo probar. «Creo que soy de las pocas novias que se han lanzado a casarse así casi a lo loco. Al final me casé con un vestido que me había probado solo dos veces». 

Organizar una boda en los días duros del confinamiento, en plena primera ola de coronavirus, tiene sus inconvenientes, pero Carlota y Rodrigo, lo tenían muy claro: su boda se celebraba, sí o sí, aunque tuviera que ser una ‘boda covid’. 

De los 450 invitados previstos, la pandemia les hizo reducir a 220

Aunque su boda iba a estar preparada con todas las medidas sanitarias obligatorias, muchos de sus invitados les decían que esa boda no se iba a poder celebrar. «Estáis locos, tenéis que posponer’, nos decían, pero en ningún momento nos planteamos cancelar».

El enlace se celebró el pasado 2 de octubre en el Real Club de Puerta de Hierro. Contó con todos los detalles que los novios, prometidos desde noviembre de 2019, disfrutaron con las medidas legales necesarias. La boda se celebró al aire libre para evitar contagios y respetando el aforo permitido en lugares de culto.

La boda estaba prevista para 450 invitados, pero la pandemia les hizo ser más conservadores y finalmente fueron 220 los asistentes al enlace, del que los padrinos fueron la marquesa de Unzá del Valle y Enrique Aguirre de Cárcer y Erasun.

Aguirre de Cárcer terminaba su entrevista para Vanitatis con esta confesión: «Estamos muy contentos, todo salió superbien y, además, hace ya 10 días y nadie ha dado positivo, algo que nos daba miedo, porque el riesgo siempre está».


Comentarios

envía el comentario