Bárbara Rey en la presentación de la obra de teatro 'El Hotelito' el 31 de julio del 2013

Bárbara Rey: 'Nadie me defendió cuando yo hablé de mis maltratos'

La reciente confirmada como concursante de 'El Desafió' ha opinado sobre el tema del momento: el documental de Rocío Carrasco

El documental de Rocío Carrasco contando con pelos y señales todos los detalles de su experiencia al lado de Antonio David la ha convertido en la protagonista absoluta de la prensa del corazón y del debate televisivo, pero, a la vez, está haciendo que otros nombres del mundo del famoseo recobren cierta relevancia por temas que ya se trataron en el pasado.

Este es el caso de Bárbara Rey, una de las mujeres españolas más famosas que ha hecho públicos los malos tratos que vivió durante su relación con Ángel Cristo, aunque en su día también tuvo que batallar contra todos los que no la creían. Además, Bárbara Rey está todavía más de actualidad si cabe porque se ha confirmado como una de las participantes del programa 'El Desafió' de Antena 3, lo que ha aprovechado como herramienta mediática para recuperar su pasado. 

En una entrevista con 'ABC', Bárbara explicó que estuvo viendo el primer capítulo del documental y que en algunas cosas creyó a la hija de Rocío Jurado y en otras no, aunque no quiere decir que Rocío Carrasco esté mintiendo, sino que no se sintió interpelada por lo que contaba.

Su hija, Sofía Cristo, sí mostró apoyo claro a Rocío en redes sociales y lo hizo acompañando una publicación suya con una foto de Bárbara Rey y Ángel Cristo, recuperando también la experiencia de su madre.

Sobre este tema, Bárbara explica que siempre «empatizará con las que sufren maltratos porque no es que yo haya sido una mujer maltratada, es que lo he sido muchísimo». La vedette explica que ella solo ha dejado ver el dolor más superficial que ha vivido ella y el que han vivido sus hijos, pero que la historia va mucho más allá. 

La experiencia de Bárbara Rey sufriendo malos tratos

De hecho, la imagen que subió Sofía Cristo a las redes sociales es de Bárbara y Ángel en una etapa muy temprana de su matrimonio, y ella explica que en aquel momento ya estaba sufriendo malos tratos. 

A pesar de todo, durante el tiempo en el que estuvo hablando de su experiencia nunca ha querido dar excesivos detalles de lo que pasaba, según ella porque nunca la han tratado bien y nunca le mostraron el apoyo que necesitaba para poder contar su historia. «Nunca me he sentido defendida y protegida», aclara.

En su caso, Bárbara Rey sí denunció los malos tratos cuando tuvo la batalla judicial para mantener la custodia de sus hijos, y aunque la Justicia le dio la razón con la custodia, «no se hizo nada con los maltratos». «Te aseguro que he pasado por cosas muy duras y mi historia merece ser contada», añade, y defiende que siempre estará al lado de una mujer maltratada, pero no separará por sexos ni cuestionará siempre al hombre por el hecho de serlo: «Los hay maravillosos y horribles».

Otro de los temas más comentados sobre la experiencia de Rocío Carrasco y Antonio David es cómo afectó todo a sus hijos, algo que Bárbara también vivió en sus propias carnes, aunque con resultados distintos. La hija de Rocío Jurado explicó en el primer capítulo de su documental que ella ya había tirado la toalla con sus hijos, que los daba perdidos, y en ese punto Bárbara Rey se muestra totalmente en contra.

Para la vedette, ella tendría que «haber estado muerta» para dejar de luchar por sus hijos. Asegura que Ángel Cristo sí quiso quitarle la custodia de los niños, aunque su intención era, junto a ellos, quedarse con la casa para poder vivir en ella hasta que fueran mayores de edad.

Afortunadamente para ella, Bárbara se quedó con la custodia de los niños, y admite que «si le hubieran dado la custodia no te puedo decir lo que hubiera hecho con él». Parafraseando a Belén Esteban, Bárbara Rey finaliza que «por sus hijos, mata».