Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido Josep Santacana

Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido, a un paso de la cárcel

El Banco de Luxemburgo ha demandado una pena de cuatro años de prisión para la expareja y una indemnización de casi 7 millones de euros

En febrero del año 2018, 'La Vanguardia' publicó en exclusiva la denuncia que interpuso en 2015 el Banco de Luxemburgo contra Arantxa Sánchez Vicario.

Ahora, la misma entidad ha solicitado para la tenista y su exmarido, Josep Santacana, como gestor de su patrimonio, una pena de cuatro años de prisión y una indemnización de 6.170.942 euros más intereses y costas procesales por este mismo motivo. 

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

Con un informe de conclusiones, el Banco de Luxemburgo ha presentado en el Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona y ha solicitado formalmente la apertura del juicio oral contra ambos. 

La entidad pudo comprobar que la tenista había finalizado un proceso de descapitalización total después de vender todas sus propiedades españolas y andorranas, ignorando una sentencia firme por vía civil y sus requisitos como acreedor.  

El Tribunal Supremo afirmó la sentencia de la Audiencia Nacional en el 2009 y por la que Arantxa Sánchez Vicaria debía pagar una multa de 3,5 millones más intereses por evasión fiscal, cifra que finalmente incrementó a 5,2 millones. 

La tenista pudo saldar la deuda gracias a un aval del Banco de Sabadell y a su vez, la entidad catalana recuperó el dinero gracias al Banco de Luxemburgo, donde Arantxa poseía una cuenta. 

La entidad europea tuvo que pagar las deudas de la tenista de sus propios fondos al Banco de Sabadell, porque la catalana no tenía dinero allí desde el año 2002. Entonces, la entidad decidió cancelar la garantía y el padre de Arantxa, Emilio Sánchez, movió los ahorros a una entidad en Suiza

Por este motivo, en 2010, el Banco de Luxemburgo reclamó el capital que había puesto para saldar la deuda de la tenista. Pero al no obtener respuesta, recurrió a la vía civil. 

7 cuentas bancarias españolas a cero 

En la biografía que publicó la propia tenista en 2012, señalaba que estaba completamente arruinada y que su fortuna había desaparecido por culpa de la mala gestión de su padre, razón por la que decidió retirar a Emilio Sánchez todos los poderes de administración. 

Pero lo que le ha llevado a estar a solo un paso de la cárcel tuvo lugar después de esto. Con sentencia firme de 2013, el Juzgado de Primera Instancia 2 de Esplugues de Llobregat, en Barcelona, acordó la averiguación patrimonial de Arantxa. 

Fue entonces cuando descubrieron que de la tenista tenía siete cuentas en cuatro bancos diferentes y todas ellas estaban a cero. Por lo tanto, no tuvieron manera de embargar los ingresos por exclusivas y por los derechos de su biografía. 

Todos los cobros que recibía Arantxa los hacía de forma opaca o a través de una de las sociedades de su exmarido, Dharma Business. 

Aunque trataron de buscar la forma de conseguir que la tenista devolviera el dinero que debía a través de su gran patrimonio, esta persecución tampoco obtuvo buenos resultados.

Según el dosier presentado por el Banco de Luxemburgo, la catalana vendió hasta 17 propiedades entre 2010 y 2016 y todas a nombre de sociedades de España, Uruguay y las Islas Marshall, con las que consiguió un total de 8 millones de euros, dinero que jamás ha visto la luz.

Un proceso en el que siempre estuvo acompañada por Josep Santacana y cinco testaferros que también fueron acusados. 

Entre 2010 y 2016 la tenista vendió distintas propiedades a nombre de sociedades en España, islas Marshall y Uruguay, por las que podía haber ganado ocho millones de euros, según el Banco de Luxemburgo. Dinero que nunca ha aparecido.

Después de dejar las cuentas de España totalmente limpias, según informa 'La Vanguardia', Arantxa Sánchez Vicaro y Josep Santacana figuran como los titulares del patrimonio oculto en un paraíso fiscal de Estados Unidos. 

Tras iniciar los trámites del divorcio a principios del 2018, la tenista pagó parte de la deuda al Banco de Luxemburgo en dos partes: un primer pago que realizó en marzo de 195.146 euros y otro de 715.990 que hizo en abril.