Enrique Ponce paseando de la mano de Ana Soria con las mascarillas puestas

Ana Soria, preocupada por la actitud de Ponce, marca terreno frente a Paloma Cuevas

La modelo confiesa el pavor a perder al torero

Parece ser que el culebrón Enrique Ponce, Ana Soria y Paloma Cuevas no tiene fin. Han acaparado grandes portadas y, asimismo, rumores muy gordos durante este 2020, y Ana Soria ha decidido acabar el año por todo lo alto.

¿Cómo? Ella misma ha decidido ser la portavoz del torero, que, para bien o para mal, ha dejado entrever algunas curiosidades de este romance que tantos momentos ha dado estos últimos meses.

Ana Soria está muy feliz de haber conseguido el amor de Enrique. Se puede decir que le ha ganado la batalla a Paloma Cuevas, todavía mujer de Enrique Ponce. Pero algo que desgarra a la joven modelo es el hecho de que Ponce y Paloma sigan sin firmar el papel del divorcio.

Y es que la joven de 22 años se ha visto sacudida por el golpe de fama que le ha llegado de la noche a la mañana. Le está afectando que todo el mundo opine sobre su relación ya sean verdades o verdades infundadas. Y es uno de los puntos que peor lleva.

Ana Soria confirma que pasó Nochebuena y Navidad con Ponce

Algunos medios apuntaban que Enrique Ponce pasaría las navidades junto a su mujer y a sus hijas, Paloma de 12 años y Bianca de 8. Ana Soria ha salido al paso para desmentirlo y negar la mayor y dejar constancia de que quién ha pasado la Nochebuena y la Navidad con el torero ha sido ella.

No obstante, durante estas fechas, y como Paloma Cuevas está de viaje en México, se ha podido ver a Enrique Ponce muy cerca de su antigua casa.

«Pasamos la Nochebuena juntos», sentencia en declaraciones a 'Informalia'. Y continúa contando lo integrado que está Ponce en su familia: «Cenamos con mis padres». Y parece que el diestro está feliz con sus nuevos suegros. Durante este coronavirus la pareja ha estado junta y muy cerca de la familia de Ana Soria.

«Por las restricciones del coronavirus, no se podía reunir mucha gente. Así que estuvimos en familia y muy bien; solo éramos cinco personas en la mesa», explica Ana al conocido diario. Y es que esa noche a la mesa se sentaron Enrique Ponce, Ana Soria, Rosa Moreno, Federico Soria y el benjamín de la casa, José Soria.

Al preguntarle cómo y si se tomarán las uvas juntos, ella asegura que sí, que lo pasarán juntos, pero sin saber qué harán todavía. Aunque la pareja tiene planes juntos para el próximo año, Ana Soria teme lo peor.

2021 juntos y sin separarse

La almeriense no quiere que Enrique Ponce sufra ni que le pase nada malo en su trabajo de torero, bastante tuvieron con el susto de este pasado octubre. 

La pareja tiene planes para entrar en el año 2021 juntos y sin separarse. Este será uno de los pocos años en el torero no haga la gira que tanto le reporta económicamente y satisfactoriamente.

Ella misma, como portavoz del diestro, comenta a 'Informalia' de primera mano: «Enrique no va a ir, tal como está el tema por el covid. No está la situación para nada y Enrique ha visto que no merecía la pena. Este año no».

Ana Soria vive un momento muy dulce con su idílico noviazgo, aunque vive con el temor siempre de seguir siendo el foco mediático, sobre todo de los rumores infundados, también tiene miedo de la profesión de Enrique y lo que todo ella conlleva.

A banda de todas esas preocupaciones, la modelo se desvive por publicar constantemente fotos de lo más románticas de la pareja en Instagram. La historia de amor a la que no se le dio ni un voto de confianza, sigue viento en popa y, de momento, va en serio.