Alba Díaz, en la cama y sin ropa: la foto de la hija de Vicky Martín Berrocal y el Cordobés

La joven ha compartido una imagen muy sugerente en sus redes sociales

Alba Díaz
Alba Díaz, en la cama y sin ropa: la foto de la hija de Vicky Martín Berrocal y el Cordobés | Europa Press

Alba Díaz, la hija de Vicky Martín Berrocal y El Cordobés, ha revolucionado a todos sus seguidores compartiendo una imagen suya completamente desnuda. 

La joven, que el próximo diciembre cumplirá 21 años, realizó esta instantánea el pasado fin de semana durante su escapada a un lujoso hotel en Toledo junto a su pareja. 

En la fotografía aparece ella muy sugerente de espalda a la cámara, sobre una cama con sábanas blancas y completamente desnuda. «Busca lo que encienda tu alma», ha escrito Alba junto a la imagen, que en tan solo dos días ya ha conseguido superar los 9.000 likes. 

Además, sus seguidores no han tardado en reaccionar ante esta instantánea. «Wow», «Eres un espectáculo de mujer. Herencia de los buenos genes que llevas», «Belleza de niña» o «Hermosamente sensual», son solo algunos ejemplos de los comentarios que ha recibido la hija de Vicky Martín Berrocal en esta publicación. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Busca lo que encienda tu alma.

Una publicación compartida de ALBA (@albadiazmartin) el

Fiel defensora de los cuerpos reales

Alba Díaz está muy cómoda con su figura y así lo demuestra constantemente en sus redes sociales. La joven aprovechó sus vacaciones en Marbella y en Lisboa para compartir algunos posados en bikini. Y también se sinceró sobre su aumento de peso durante el confinamiento. 

«En verdad, dentro de lo que cabe, no estoy comiendo tan mal. Solo he engordado seis kilos este verano, mi récord de mínimo. Ha habido veranos que he llegado a engordar diez», confesaba el pasado agosto

Un alegato a los cuerpos reales y con curvas que también había defendido durante la cuarentena. «Algunos me decís que en verano os sentís más presionados porque veis fotos y vídeos de gente y pensáis que no estáis a la altura», dijo entonces. 

«Mirad, mi madre y yo comemos lo que nos da la gana y soy feliz. He aprendido a quererme y a darme cuenta de que no todo es el físico. Y que si no te quieren de la manera que eres, es que esa persona no vale la pena». 


Comentarios

envía el comentario