Susanna Griso en 'Espejo Público'

Susanna Griso confiesa el día que casi pierde la vida

La comunicadora ha contado en 'Espejo Público' sus anécdotas más cercanas a la muerte

Susanna Griso es una de las presentadoras de tertulias más afamadas de este país. Por el momento su 2021 ha estado más centrado en su relación sentimental que en su profesión. A pesar de ello también ha dejado alguna información sobre sus vivencias más chocantes para todos los televidentes de 'Espejo Público'.

Durante el programa de Antena 3, todos los tertulianos reaccionaron a la entrevista de Malú  en 'El Hormiguero'. Durante la transmisión del programa, la cantante habló sobre la hija que ha nacido fruto de la relación con  Albert Rivera.

Según ha comentado la pequeña tiene una manía un tanto peligrosa para un infante de su edad, la de meter los dedos en el enchufe. A causa de ello, la pareja ha diseñado una serie de protectores para evitar un desastre y que la situación no acabe en desgracia.

Con motivo de esta situación la presentadora del programa comentó a sus compañeros que en varias ocasiones siendo niña estuvo al borde de la muerte. De hecho aclaró que una de sus principales objetivos en la vida siendo pequeña era convertirse en espía. Finalmente este camino quedó como el sueño más de un niño, como los que sueñan con ser astronauta.

Susanna Griso casi muere de joven

Una de las situaciones que puso a la periodista en la delgada línea de la vida y la muerte fue un incidente con un coche. La catalana asegura que desde joven siempre fue muy inquieta y cometía muchas travesuras que en algún momento llegaron a ser peligrosas.

Una de estas experiencias peligrosas fue durante este proceso de entrenamiento para convertirse en detective privada. «Un día me tiré de un coche en marcha porque lo vi en una película y pensé que yo era capaz de volar» narra durante el transcurso del programa.

Acto seguido a explicar la anécdota mostró una cicatriz que habita su codo derecho a todos los espectadores del programa. Ante la sorpresa de sus compañeros la charla sobre sus pequeñas travesuras no quedó ahí, de hecho contó más líos que llevo a cabo.

Otra aventura de Susanna Griso la llevó a clavarse un alfiler mientras trataba de espiar las conversaciones que tenían unos miembros de su familia. La entonces pequeña, se estaba arrastrando por el suelo de su casa y el sigilo acabó por costarle una herida profunda.

De hecho comenta que a causa de un «dobladillo lleno de alfileres» el objeto punzante llegó a clavársele en la rótula. Si todo hubiera acabado ahí podría haberlo retirado, pero la cabeza de la aguja se rompió. En ese momento el objeto metálico quedó incrustado dentro de su pierna y una anécdota más tallada.

Ahora la conductora del programa ha podido reírse un rato junto a sus compañeros gracias a la mente traviesa que la acompañaba de pequeña. «Yo le dije a mi madre me duele la rodilla y mi madre me dijo 'esto es un cortocircuito porque te has acercado a un cable y se te ha pasado ya, no te quejes más'» citaba para los espectadores.

Cuando llegó al hospital, los médicos se quedaron estupefactos por la escena, y es que la joven no se podía mover a causa del dolor.

Una sonrisa para pasar un mal trago

Desde que la presentadora se separó de Carles Torras, uno de los elementos que ha vuelto a incluir en su vida es la risa. Elemento fundamental para pasar un mal bache.

Tras la decisión de tomar caminos diferenciados, la comunicadora se ha refugiado en sus amigas para mantenerse fuera de la burbuja mediática.

Entre estas compañeras se encuentra María Zurita, que está siendo un pilar fundamental para pasar página en su relación.