Sandra Golpe se ha sincerado sobre un complicado momento profesional

Sandra Golpe deja helada a Antena 3: 'Me ató y me puso un cuchillo al cuello'

La periodista fue agredida sexualmente cuando volvía del trabajo

Sandra Golpe ha conseguido reunir el valor suficiente para compartir en II Foro de las Mujeres Extraordinarias organizado por Onda Cero uno de los episodios más duros que ha vivido en su vida. 

Todo ocurrió hace 20 años cuando ella trabajaba en el equipo de cierre de otro medio de comunicación, el motivo por el que siempre llegaba muy tarde a casa. Fue precisamente en una de esas noches cuando iba camino a su casa, cuando vivió un terrible suceso. 

«Era tarde, iba despistada y el portal de la casa, que era antigua, no se cerró del todo al entrar. Esperaba al ascensor y de repente entró un señor, pensé que era un vecino. Le dije 'buenas noches' y no me contestó», empezó explicando la periodista.

«Tuve una sensación rara, pero pensé que no sería nada porque no conocía a todos los vecinos. Cuando llegó el ascensor, me empujó y me tiró dentro». 

Fue entonces cuando Sandra vivió lo peor. Dentro del ascensor el agresor termino abusando de ella tras amenazarla. «Me ató, me puso un cuchillo en el cuello y me agredió sexualmente. Tuve la suerte de que en ese momento hubo un ruido y se asustó. Cortó con lo que me había atado, me dijo que me pusiera de espaldas y desapareció». 

Su vida después de la agresión

La periodista también explicó cómo fue su vida tras ser víctima de un abuso. Estuvo durante un año entero yendo y volviendo en taxi al trabajo.

Estas cosas ocurrían cuando tampoco funcionaba muy bien el teléfono de ayuda. Yo llamé y no tuve respuesta. Ahora ya no es así. Además, ha contado que en ese momento ella necesitaba urgentemente la ayuda de una mujer, pero no la obtuvo y para ella «eso fue lo más paradójico». 

«Lo que quiero decir es que, finalmente, lo que siempre está ahí es el entorno más cercano y la fortaleza interna, la resiliencia, que lamentablemente muchas mujeres no tienen». 

«A mi jefa, a la que fui con mucha vergüenza, le conté esto y le pedí el cambio de turno. Me dijo que ya había hecho los turnos de los tres próximos meses y que pidiera a otro compañero un cambio. No me dijo más. Esto me pasó con una mujer y no le dio más importancia. Todavía hoy no lo entiendo, pero supongo que para llegar a ese puesto igual tuvo que aparcar la sensibilidad».  

Finalmente, consiguió contar con el apoyo de un compañero que no solo le cambió el turno, sino que también le acompañó a varias ruedas de reconocimiento para intentar encontrar a su agresor. Lograron encontrarlo y a día de hoy «todavía sigue en Soto del Real» por abusar de ella y de otras mujeres.


Comentarios