Pocholo con traje y corbata en la calle

El remedio contra la resaca de Pocholo

El aristócrata ha revelado cuál es el mejor antídoto para hacerle frente al malestar tras la borrachera

Pocholo llevaba una larga etapa alejado de la televisión. Sin embargo, esto no ha supuesto que la gente olvide las fiestas y la mochila que tanta fama le otorgaron hace ya varios años. 

El barón de Gotor ha visitado 'El Hormiguero' este jueves, 11 de marzo, y aunque allí ha confesado que ya ha abandonado las bebidas alcohólicas y que se dedica a hacer otras cosas, Pablo Motos no ha dudado en aprovechar la entrevista para preguntarle cuál es el mejor remedio para combatir la resaca.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El remedio contra la resaca de Pocholo

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Tú tienes experiencia bebiendo, has aguantado mucho rato», ha empezado destacando el presentador del espacio de Antena 3.

«Te lo digo porque a mí a la gente con experiencia. ¿Tú conoces, por si acaso existe, un remedio contra la resaca o no existe?».

Una pregunta que el barón de Gotor no ha dudado en responder. «Por supuesto, por supuesto que existe», ha contestado Pocholo, para a continuación detallar en qué consiste. 

«Es una bebida que se llama Bull Shot. Hay unas latas de rabo de buey que las mezclas con vodka, con pimienta y con zumo de limón. Esto te lo tienes que beber por la mañana después de una noche de locos y como nuevo», ha confesado el aristócrata. 

Tras explicar en qué consiste el mejor remedio que él ha probado para combatir la resaca, Pocholo ha confesado cómo lo descubrió. «Eso bebían siempre en Marbella mis padres cuando era pequeño», ha revelado. «Viene de familia». 

Aunque el aristócrata ha destacado que esta bebida ha sido lo mejor que ha encontrado para combatir los días posteriores a sus fiestas, el hecho de que entre los ingredientes se encuentre otra bebida alcohólica como lo es el vodka no ha terminado de convencer a Pablo Motos.

Por este motivo, el presentador ha querido asegurarse de la efectividad que tiene este remedio contra la resaca. «¿Pero funciona?», ha cuestionado el conductor del espacio de Antena 3. «Sí, sí, funciona increíble. Se llama Bull Shot, es una bebida conocida en América», ha garantizado el barón de Gotor.

«Pero le has metido vodka», ha señalado Pablo Motos, mostrando su sorpresa ante el hecho de que se haga precisamente con una bebida alcohólica. «Hombre, claro, al día siguiente tienes que adelantar un poquito el bicho», ha bromeado Pocholo. 

Las fiestas clandestinas de Pocholo

El presentador del programa también ha aprovechado la visita para preguntarle al aristócrata sobre las fiestas clandestinas que tan popular hicieron al barón de Gotor.

«Son famosísimas, por los siglos de los siglos, tus fiestas clandestinas, las que hacías en Ibiza. ¿Cómo era aquello? En este momento de pandemia donde no se puede ir de fiesta, tengamos un momento de nostalgia. ¿Cómo era aquello de desmadrado? ¿Hasta dónde llegabais de locura?», le ha preguntado Pablo Motos

Pocholo ha explicado que estas celebraciones se hicieron en la época donde la música trance estaba de moda y que él junto a otras personas se encargaban de prepararlo todo, para después desvelar cómo se comunicaban con los asistentes para hacerles saber el sitio donde tendrían lugar.

«Yo me encargaba de echarle aceite a la carretera para que la gente pudiera llegar, porque no se sabía dónde era la fiesta. Entonces poníamos en los anuncios del periódico para que la gente se enterase: '¿Has perdido un medallón?'».

«Entonces ya la gente sabía cuando era la fiesta y acudían los que eran como más hippies. Llevaban sus perros, a sus hijos y todo el mundo iba como si fuera un camping».

«Llevabas tu mochila, tu tienda de campaña. Entonces hacíamos la zona de bailar y la zona del agua, y como no había dinero uno hacía hamburguesas, otro se encargaba de la bebida y hacíamos intercambio y luego tardábamos como cinco o seis días en irnos».