Roberto Leal con el Rosco de Pasapalabra

Los primeros efectos para Antena 3 del timo con Pablo en 'Pasapalabra'

Una oleada de indignación en redes denuncia la campaña de marketing de Antena 3 y pide el boicot para el concurso

Sigue la resaca de la monumental decepción de los fans de «Pasapalabra» con Antena 3. Tras constatar que Pablo Díaz no se llevaba el bote del concurso, a pesar de la publicidad que la cadena llevaba haciendo desde hacía días, las redes ardieron y denunciaron el «engaño» al que habían sido sometidos.

Lo que en principio puede parecer una brillante campaña de publicidad que jugaba con la falsa ilusión del triunfo de Pablo, puede volverse en contra de la cadena porque desde hace horas las redes están que trinan y muchos ya llaman al boicot.

«Desde hoy mismo dejo de ver el programa», dice una de las espectadoras enfurismada, «lo siento por Pablo, pero ahora váis a tener que trabajar muy seriamente para mantener la audiencia». Otro critica que la cadena haya jugado con las expectativas: «Os habéis reído de los espectadores que pasan las tardes delante de la tele esperando este momento».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Vergonzoso, miserables, engaño y burla son las palabras más repetidas en centenares de mensajes que a través de Twitter cargan duro contra Antena 3. La línea de los mensajes es la misma: «El pico de audiencia habrá sido tremendo, pero a partir de ahora espero que tengáis un bajón aún mayor», dice un fan del programa.

Cristina, una asidua del concurso, se muestra muy decepcionada y advierte de las consecuencias que puede tener para Antena 3: «Habéis batido el récord del número de comentarios en un tweet, cuando se supone que es un programa entretenido». Muchos comparten la voluntad de dejar de ver el programa a partir de ahora.

Campaña de márketing

Desde hacía días difundía un vídeo promocional en el que se veía a Pablo Díaz a falta de una sola palabra para completar el rosco y con 18 segundos por delante. La emoción de Pablo, los gritos en el programa y comentarios en la cuenta oficial del programa como «ay, ay, ay» generaron la expectativa de que Pablo podría llevarse, esta vez sí, el bote: 1.294.000 euros. 

La verdad es que Pablo Díaz, tinerfeño de 23 años, se ha convertido en uno de los personajes más queridos del concurso a lo largo de 172 programas seguidos (a los que hay que sumar los 47 de cuando estuvo en Telecinco). Durante todo este tiempo ha estado cerca de llevarse el bote, pero nunca lo tuvo tan bien como ahora.

A falta de una palabra, Pablo creía tener la respuesta correcta, pero el general cartaginés no era Hierón sino Hannón. La posibilidad de que Pablo se llevara por fin el bote parecía real, ya que nunca hasta la fecha Antena 3 había utilizado una promo de forma tan insistente como hasta ahora. Quizás por eso, el chasco fue mayor.

Subidón histórico de espectadores

Y no le salió mal a la cadena. «Pasapalabra» obtuvo su mejor dato histórico con un 31,8% de cuota de pantalla: 4.844.000 espectadores. Esto supone una fidelidad del 62,8% y el doble del dato de la cadena a lo largo del día. El programa acabó con 40% y 7 millones de seguidores, que se notó también en la audiencia de los informativos de Vicente Vallés y Esther Vaquero.

Gracias a este subidón, Antena 3 noticias consiguió este jueves su máxima cuota de pantalla en 14 años, batiendo récord de espectadores en 15 años. Pero todos los datos positivos de cuota de pantalla y seguimiento pueden acabar siendo contraproducentes si la oleada de indignación se transforma en un boicot real a partir de ahora.

El propio Pablo Díaz, que había participado en la campaña de márketing de Antena 3 subiendo el vídeo en sus redes y anunciando la llegada inminente del momento decisivo, ha prometido seguir luchando por el bote. En sus primeras palabras después del programa ha reconocido que ha sido uno de los momentos más emotivos de su paso por «Pasapalabra» y que esto le empuja a seguir intentándolo.