Vicente Vallés en la sala de prensa durante la XX edición de los Premios Iris de la Academia de la Televisión en Madrid, en octubre de 2018.

Lucía Méndez, la exmujer de Vicente Vallés que arremete contra él tras divorciarse

La comunicadora no guarda un buen recuerdo del que fuese su marido hace años

Vicente Vallés se ha convertido en uno de los periodistas estrella del momento. El presentador, de 57 años, es también uno de los más críticos con el Gobierno. Esto ha suscitado interés hacia él y también hacia su vida personal, de la que siempre ha sido muy celoso.

El presentador de los informativos de ‘Antena 3’ estuvo casado con Lucía Méndez, una conocida periodista de ‘El Mundo’. Natural de Zamora, esta comunicadora es autora de tres libros y es frecuente verla en las tertulias políticas de la pequeña pantalla como colaboradora, donde ha coincidido en alguna ocasión con su expareja.

No se sabe mucho sobre su relación, pero todo apunta a que su matrimonio no terminó demasiado bien. Prueba de ello es que este verano Lucía Méndez publicó una columna en ‘El Mundo’ que parecía ir dedicada a su exmarido, ya que utilizó el mismo razonamiento que los detractores de Vicente Vallés cuando le critican:

«Antiguamente, los vicepresidentes del Gobierno se cagaban en los muertos de los directores, pero en las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros no se referían –en plan discurso de Marco Antonio ante el cadáver de César– a periodistas de batalla por sus nombres y apellidos. Como «observadora de las patologías del poder» –político y mediático, añado–, creo que ser vicepresidente del Gobierno de España es más importante para la «gente» que presentar un informativo de televisión. No se puede ni comparar. Igual a Pablo Iglesias le hace más tilín ser presentador que vicepresidente. Pues no es para tanto. Créame».

Pero lejos de quedarse ahí, hubo más. «Aún no he descubierto cuándo y cómo perdimos pie la profesión y yo misma. Queríamos contar las cosas que pasaban. Y hemos acabado por creernos la encarnación misma de la libertad de expresión frente a los malos que nos la quieren arrebatar. Un poco de humildad, colegas, que tampoco somos tan importantes», escribió Lucía Méndez, quien añadió que «antiguamente, podían ser noticia los directores o los editores. Ahora cualquier periodista puede ser noticia, y hay muchos que buscan ser noticia porque no pueden ser otra cosa. Las redes eran lo único que nos faltaba para creernos la última Coca Cola del desierto».

Si se tiene en cuenta lo que no está escrito, se puede leer entre líneas que a Lucía Méndez el éxito de su exmarido le molesta bastante. Quizá el motivo sea que todavía queda algo de rencor acumulado durante años hacia quien fue su pareja.

Aunque ambos mantienen su vida privada en la más estricta intimidad, lo cierto es que no tienen demasiadas cosas en común. Ni en carácter ni en aficiones, así que no es de extrañar que tomasen caminos separados.

Una coincidencia con final feliz

Tras su relación con la periodista de ‘El Mundo’, Vicente Vallés rehízo su vida con otra periodista. En 1999 el presentador de los informativos de ‘Antena 3’ conoció a Ángeles Blanco en ‘Telecinco’. Poco a poco ambos comenzaron a tener algo más que una simple amistad y desde entonces la pareja está de lo más feliz.

Aunque poco se sabe de su intimidad, la pareja de periodistas tiene en común un hijo de 8 años que se llama Daniel. Se desconoce si están casados o no, pero se sabe que tienen una casa ubicada entre Encinar de los Reyes y Valdefuentes, una zona próxima a Las Tablas, donde están situados los platós de ‘Telecinco’.

Vicente Vallés y Ángeles Blanco en la presentación de la campaña 'libera a la bestia' de la firma de la campaña 'Magnum' 15/06/2016
Vicente Vallés y Ángeles Blanco son pareja desde hace muchos años | GTRES

Afortunadamente, Vicente Vallés y Ángeles Blanco han logrado evitar durante años los rumores sobre su vida personal, algo bastante complicado en el mundo de la televisión. Y es que la historia de amor de dos presentadores rivales en pantalla tiene bastante miga. Sin embargo, en su caso, la profesionalidad se ha impuesto sobre el resto.