Trancas y Barrancas son las hormigas del programa de Pablo Motos en Antena 3

Juan y Damián los hombres de éxito que ponen voz a Trancas y Barrancas en 'El Hormiguero'

Los cómicos forman un tándem maravilloso tanto dentro como fuera de la pantalla

'El Hormiguero' lleva la friolera de casi 15 años en antena, un hito histórico que muy pocos programas televisivos han sido capaces de conseguir.

Bajo la clave del éxito del programa se esconde un equipo magistral de guionistas, unos entrevistados que dan la talla a nivel mundial, un presentador que ha sabido conquistar al público y, especialmente, dos hormigas que representan la esencia del programa.

'Trancas' y 'Barrancas', dos estrellas de la televisión desde hace más de una década

'Trancas' y 'Barrancas' se esconden sin mucha discreción bajo la mesa del plató de 'El Hormiguero'. Tras la entrevista principal, las estrellas del programa salen para poner a prueba a los invitados con divertidos juegos y preguntas. Incluso muchas veces llegan a poner en aprieto a los entrevistados.

A pesar de ello, todos adoran a las hormigas de Pablo Motos. Son las únicas que tienen abiertas el micrófono durante todo el programa y la libertad para decir cosas políticamente incorrectas. Al fin y al cabo son marionetas y nadie se puede enfadar con ellas.

¿Pero quién se esconde tras los simpáticos insectos de 'El Hormiguero'? Dos cómicos y monologuistas que llevan toda su vida trabajando junto a Pablo Motos, con el que empezaron en el programa radiofónico 'No somos nadie'.

¿Quién se esconde detrás de las hormigas de 'El Hormiguero'?

Sus nombres son Juan Ibáñez y Damián Mollá. El primero es 'Trancas', reconocida por su única y poblada ceja, mientras que el segundo hace de 'Barrancas', la hormiga de cabeza alargada y diente único.

Además, Juan Ibáñez también da vida a Petancas, la tercera hormiga rellenita que acude de vez en cuando al programa.

Según los propios cómicos han revelado en una reciente entrevista concedida a la revista 'Diez Minutos', las marionetas son confeccionadas por Miguel Montoya en el taller de diseño The Roof Puppets.

Las hormigas se han sustituido pocas veces, de hecho los cómicos explican que solo ha habido dos cambios en todos estos años. Uno de ellos tras perderse los muñecos en un viaje a Londres.

Las figuras son reemplazables, pero Juan Ibáñez y Damián Mollá llevan tan por dentro la esencia de las hormigas que solo ellos son capaces de ponerse bajo su piel, aunque su personalidad real difiera bastante con el de sus personajes.

«Trancas se guarda las cosas cuando algo le molesta y luego te la devuelve. Yo soy mucho más tranquilo; intento desfogarme con Trancas para no ser como él, pero me gusta llamar la atención como Petancas», señala Juan Ibáñez a 'Diez Minutos'.

«Yo no soy tan llorón como Barrancas, pero con los años voy a más. Antes siempre me caían broncas en mi familia y con las novias por insensible», advierte Mollá.

¿Quiénes son los cómicos Juan Ibáñez y Damián Mollá?

Juan Ibáñez y Damián Mollá forman un tándem maravilloso dentro de la gran pantalla, pero también fuera de ella.

«La mejor cualidad de Juan es que es buena persona y todo el mundo le quiere. Y su defecto, el ansia de protagonismo», señala Damián sobre la personalidad de su gran amigo.

«Paciencia y tenacidad son las virtudes de Damián. Y como defecto, que es frío, pero ha mejorado mucho», asegura Juan Ibáñez sobre su compañero.

Sin embargo, no solo son grandes amigos, sino que también comparten proyectos empresariales y de ocio junto a Marron, que es otro compañero de 'El Hormiguero'.

«Junto a Marron montamos la productora Tres Calaveras: empezó siendo una empresa de guionistas que escribimos para sitios diferentes y también organizamos eventos», señala Juan Ibáñez a 'Diez Minutos'.

«Además tenemos una rama audiovisual y hacemos publicidad. Nuestra actividad como empresa se va ramificando. También formamos el grupo El hombre linterna junto con Marron, que es amigo desde el colegio. Tocamos canciones de dibujos animados en rock. Canciones de nuestra época, que van dirigidas a treintañeros», añade Damián Mollá.