Susanna Griso en 'Espejo Público'

Cargan contra Susanna Griso por su entrevista a Pablo Iglesias: ‘Ridícula’

Indignación con la presentadora de 'Espejo Público', que ha sido muy insistente con las críticas a Podemos

No ha gustado la actitud de Susanna Griso en la entrevista de esta mañana al candidato de Podemos a las elecciones madrileñas, Pablo Iglesias. «Le recibieron mejor en Coslada que en Antena 3», decía uno de los usuarios indignados en redes sociales, en referencia al escrache que sufrió hace unos días Iglesias en Coslada por parte de la extrema derecha.

Pablo Iglesias tomó el pasado 15 de marzo una decisión trascendental para él y su partido: dejó la vicepresidencia del Gobierno para pasar a liderar las listas de Podemos en las elecciones del 4 de mayo a la Comunidad de Madrid.

Una decisión aplaudida por algunos y criticada por otros, pero en todo caso, un terremoto político cuyos ecos aún se hacen notar. Esta mañana, el líder de Podemos ha pasado por el plató de «Espejo Público» para someterse a las preguntas de Susanna Griso. Es conocida la sospecha de que la presentadora tira más hacia la derecha, pero en esta ocasión ha dejado ver de forma más clara su animadversión hacia Pablo Iglesias.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«¿Duele eso de no ser vicepresidente?», «¿No tiene la sensación de que se ha desdibujado su papel?». Preguntas como estas han incendiado las redes con comentarios como «Ridícula entrevista de Susanna Griso a Pablo Iglesias» o «Susanna Griso con la cara crispada no ha tenido la profesionalidad de dejar a un lado sus preferencias».

La charla se ha desarrollado en un tono de cordialidad, hasta que Susanna Griso ha hecho una valoración sobre el papel de Podemos en el Gobierno. Pablo Iglesias había alertado de que Vox «alienta el terrorismo de estado o el vandalismo callejero», y la presentadora le ha insinuado que la culpa la tiene podemos.

«Usted sabe que este discurso que pude hacer Vox en campaña electoral cala entre muchas personas que se sienten decepcionadas, que no ven futuro, que de alguna manera confiaron en Unidas Podemos, en que iban a salir acompañadas de esta crisis económica y eso no se está produciendo», ha dicho Susanna Griso, mientras Pablo Iglesias fruncía el ceño: «No es cierto, yo he estado en Vallecas y allá no piensan lo mismo».

También critican la actitud de la presentadora al intentar malmeter todo el rato entre Pablo Iglesias y el resto de candidatos de izquierda. «Busca enemistar a la izquierda madrileña entre sí», decía un usuario, mientras otro se queja de que «aún estamos esperando que le pregunte por las propuestas que va a llevar Madrid».

A las insistentes preguntas de Susanna Griso, Pablo ha respondido que su tarea es «conseguir que haya un Gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid». Por eso ha dicho que no atacará al resto de candidatos de izquierdas: «Esta dinámica de enfrentamientos, en el pasado, nos salió muy caro. Por parte nuestra no va a haber ni una sola puya ni contra Más País ni contra el PSOE. Todas las formaciones políticas de izquierda tenemos que cooperar».

Altercados entre Podemos y Vox

La tensa entrevista entre Pablo Iglesias y Susanna Griso se ha llevado a cabo solo horas después de los altercados en Vallecas. La presentación de la candidatura de Vox en un barrio obrero y mayoritariamente de izquierdas fue respondida con lanzamiento de piedras y enfrentamientos con la policía que acabó con cuatro detenidos y 35 heridos.

En las últimas horas, el propio Pablo Iglesias ha culpado a Vox de los incidentes al considerar que «los ultras han ido a provocar». Por su lado, la ministra de Igualdad y pareja de Pablo Iglesias, Irene Montero, ha justificado los hechos como una «defensa del barrio frente al racismo, el machismo, la lgtbifobia y el odio al pobre».

También el portavoz de la formación, Pablo Echenique, ha comentado en redes que «unos pijos han ido a Vallecas a intentar provocar a los vecinos con bravuconadas». Un comentario que no ha sentado bien a personas del entorno de la formación de ultraderecha como los futbolistas Pepe Reina y Roberto Soldado. Ambos le han llamado «miserable».