Primer plano de Arturo Valls mirando al horizonte

La escatológica confesión de una concursante de '¡Ahora caigo!': 'Arturo, me estoy...'

La participante también acreditó tener 7 gatos y su deseo de viajar al espacio por ser terraplanista

Cuando se define el casting de personas que forman parte de un programa, según el tono del mismo, se encajan una serie de personalidades que debido a su grado de excentricidad o personalidad dan vidilla. En ocasiones esta variable queda pendiente del papel de los participantes del mismo, como es el caso de '¡Ahora Caigo!', el programa de Antena 3, que presenta Arturo Valls.

El actor y presentador, que trata de llevar una sonrisa a los hogares españoles con sus habituales interpretaciones o salidas cómicas, ha presenciado todo tipo de peculiaridades que le han dejado los concursantes. La última, la protagoniza una granadina cuyo personaje, por el bien de Arturo y del resto de televidentes, se espera que sea una ficción.

«Mi nombre es Andrea Morales, vengo de Granada, de un pueblo que se llama Otura, tengo 28 años, soy tatuadora profesional especializada en microrrealismo a color, tengo 7 gatos y me encantan las películas de Harry Potter terror, las películas de miedo» mencionó en su presentación. El 'show man' que daba un paso atrás a cada vocablo de la andaluza preguntó por la cuantía de felinos.

Con 7 gatos

«Cada vez que he querido ser madre, he metido un gato en casa, pues siete intentos. Así tengo a mi chico, que lo tengo amargado» mencionaba Andrea. La réplica atendía a la promiscuidad de los felinos en el inmueble, pero la respuesta de la tatuadora siguió por la misma línea. «Lo que quiero es que mis gatos vengan todos a la boda, vestidos, con su trajecito» reclamo que ocasionó el aplauso del público, y bautizó a la participante como la loca de los gatos.

A pesar de que la protagonista llevaba menos de un minuto en pantalla empezó a desaliñar los planes que tenía planeados con el dinero. «Pues mira, si me llevase una pequeña cantidad de dinero —las tetas ya me las puse— entonces no me pondrían otras, porque ya no me caben. Entonces con poco dinero, cogería una habitación de mi casa que la tengo para los gatos, y pondría superficies, estructuras para que los gatos estuvieran así más agustico» apunta la amante de los felinos.

«Y si me llevase más, como no soy muy fan de los zoos o de los biodomos, pues yo cogería al dinero y a mi novio —y ya está porque los gatos me los llevaría pero no pegan mucho— y me lo llevaría a África, a un safari, a la Antártida, a la Aurora Boreal» otro comentario que provoco los reclamos del público presente.

Un viaje de mucho dinero con fines científicos

El momento culmen de la velada ocurrió cuando Andrea mencionó su plan de viaje, el que de verdad le hacía ilusión. «Se va a reír la gente de mí, pero no importa yo me arriesgo. Soy terraplanista, yo pienso que la tierra es plana. Entonces a mí me encantaría hablar con alguien de la NASA, y decirle, te pago los 100.000 o lo que tú quieras, me mandas para el espacio y así puedo ver la curvatura de la Tierra, porque yo es que no me lo creo. Entonces pues yo tendría que ver para creer» argumentaba con un testimonio demoledor.

Y claro, tanta ilusión terminó por desconcentrar la biomasa de Andrea, que ya no sabía si estaba arriba, o abajo o en una superficie plana. «No me cuadran muchas cosas, ni el agua, ni el Sol, la tierra. Se va a reír todo el Instagram de mí, pero lo estoy diciendo para liberar tensión, porque me estoy cagando, me estoy cagando» aclarado por un «cagar de caca, que paro Arturo, que echo lo que tenga que echar» concluyó la tatuadora terraplanista amante de los felinos.