'No contemplo que Tomás Gimeno no se haya suicidado, pero es una intuición'

«Podemos pensar que no ha tenido valor para suicidarse, pero el cinturón de plomo que es de su propiedad no aparece y todo indica que mató a las niñas y se tiró al agua»

La peor de las noticias ha llegado en la tarde de este jueves. Se confirmaba el peor de los desenlaces: el padre de las niñas que secuestró en Tenerife no huyó con ellas.

Los investigadores del caso hallaron el cuerpo sin vida de la hija mayor, Olivia en el fondo del mar.

Ahora, los efectivos de la Guardia Civil trabajan a contrarreloj para dar con el paradero del padre y Anna, la hija pequeña.

Una investigación que ha mantenido en vilo a todo un país y así como parte del mapa internacional.

En estos momentos, son muchos los que explican los distintos escenarios del plan llevado a cabo por el progenitor.

En una de ellas se baraja que el padre se suicidara tras matar a sus pequeñas. Esta misma la ha explicado el periodista de laSexta, Leo Álvarez. El comunicador no ha dudado en decir que no contempla «otro escenario» que no sea el del suicidio, aunque «esto es una intuición».

«Podemos pensar que no ha tenido valor para suicidarse, pero el cinturón de plomo que es de su propiedad no aparece y todo indica que mató a las niñas y se tiró al agua», ha añadido al respecto.

Por otro lado y sumado a lo anterior, el periodista de Investigación de cadena anteriormente nombrada, señala que los investigadores se centraron desde los inicios en la búsqueda en el mar. Por otro lado, no se centraron en la fuga de Gimeno porque «la hipótesis de la huida no les encajaba». «La huida no estaba sobre la mesa y, aunque se ha estudiado todo, desde el principio se empezaron a buscar los cuerpos en el mar», ha añadido.

Lo cierto es que el padre de las niñas tenía recursos económicos, sin embargo, «no tenía una familia o una infraestructura fuera, por lo que no era tan fácil marcharse con las niñas". Por ello, esto «no encajaba con los hechos».

47 días de agonía y búsquedas sin cesar

Una desaparición que tuvo lugar el pasado 27 de abril en Tenerife y que ayer, el buque Ángeles Alvariño localizó el cuerpo de la pequeña Olivia. La hermana mayor, que, junto con Anna, habían desaparecido a manos de su padre.

El cuerpo sin vida de Olivia ya ha aparecido, pero por el momento, tanto la hermana pequeña como el progenitor continúan en paradero desconocido.

Al conocer la terrible noticia, el portavoz de la familia de las niñas desaparecidas en Tenerife, Joaquín Amills, mantuvo unas palabras para 'La Sexta'.

Un testimonio realmente duro que se produjo tras conocerse el hallazgo de los restos de Oliva (6 años) en el fondo del mar. Hasta allí fue arrojada la pequeña atada presuntamente al ancla de la embarcación de recreo de su padre.

«Tomás Gimeno habrá terminado con su vida. Espero que la Guardia Civil pueda encontrar su cuerpo», declaró Amills. «Él no pensaba que el trabajo del buque diera con ellas, porque a esa profundidad él imaginaría que era imposible».

Por su parte, el portavoz de la familia trató algunas cuestiones sobre el claro objetivo de Tomás Gimeno: «Su intención era tener a Beatriz (la madre de Anna y Olivia) inmersa en el dolor de por vida de no saber y pensar que las niñas estarían con su padre, desaparecidas y nunca encontrarlas».

«Lo peor en esta vida es no tener respuesta, no saber el cómo, cuándo y dónde», reflexionó Amills para 'La Sexta'.

«Fue tan retorcido y tan cruel lo que diseñó, que su objetivo era este. Él no pensaba que el trabajo del buque diera con ellas, porque a esa profundidad él imaginaría que era imposible», terminó.

Inmediatamente después del hallazgo, Beatriz Zimmermann, la madre de las pequeñas desaparecidas, fue informada de la muerte de Olivia tras localizar el cuerpo sin vida.

espanadiario.net