Paz Padilla alucina con el pastizal que gana su hija Anna Ferrer y le da un sabio consejo

La hija de Paz Padilla es toda una eminencia en redes sociales, donde ya acumula más de medio millón de seguidores

Al igual que otras muchas hijas de famosos, Anna Ferrer es toda una celebridad en redes sociales, donde no duda en realizar colaboraciones que varias marcas, además de narrar su día a día con la naturalidad que ha heredado de su madre, Paz Padilla.

Este empleo, sin duda, le da una libertad a la joven que no tienen otras chicas de su edad, algo que sin duda asusta, y mucho, a Paz Padilla, que ve como a poco a poco la joven se va introduciendo en este mundillo abandonando así el regazo materno.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Y es que sin duda, Ana Ferrer ha sabido aprovechar al máximo su tirón mediático y pese a que no se dedica a la televisión, la joven se mantiene muy vinculada a ella por sus estudios. Con tres frentes abiertos: una empresa, su carrera y su aparición en redes sociales, la hija de Paz Padilla se está ganando el pan, para alegría de su madre, que mira de manera desconfiada como su hija es capaz de mantenerse por sí misma sin ayuda de nadie.

La vida laboral de Anna Ferrer

Orgullosa de su hija, Paz Padilla no ha dudado en alabar la madurez de su hija en varias ocasiones. Al contrario de lo que ha sucedido con Alejandra Rubio o Isa Pantoja, Anna Ferrer ha preferido alejarse del mudo de la televisión y centrarse en su faceta como influencer.

Pese a tener mucho trabajo y estar estudiando un máster, la joven saca tiempo de donde sea para disfrutar de sus amigos y familia, algo que su madre siempre ha destacado. Como bien ha indicado la propia presentadora en 'Sálvame', «A Anna el consejo que le he dado es el que está haciendo, que es el máster», algo que la gaditana ha seguido a pies y puntillas.

Tras acabar su carrera de Economía, Anna Padilla comenzaba a trabajar como becaria en Mediaset, algo que no ha sido para nada bien visto y que le ha costado infinidad de críticas. Tras este atropellado paso tras las cámaras, Ferrer decidía estudiar un máster en Gestión, Dirección y Creación de Producto que actualmente utiliza para llevar las riendas de la tienda que madre e hija tienen en propiedad en Zahara de los Atunes, Noniná.

Sin embargo, los estudios y la tienda no son lo que más alegrías económicas le ha dado a la joven. La propia Paz Padilla se escandalizaba en directo al hablar del dinero que ganaba su hija a través de sus redes sociales, donde ya supera los 617.000 seguidores en Instagram.

«Anna como influencer gana bastante. Yo alucino», aseguraba Paz Padilla en 'Sálvame'. Pese a las elevadas cantidades que obtiene de sus redes sociales, Paz nunca le ha dejado de insistir a su hija en que estudiase una buena carrera y se forme personal y profesionalmente.

«El hecho de ser 'hija de...' te abre puertas», tal y como ha reconocido Paz Padilla, sin embargo mantenerse a lo largo de los años es complicado, por eso la gaditana ha intentado abrirse su propio camino, en este caso varios, para tener su futuro profesional asegurado.

Una hija modelo

Lo cierto es que Anna Ferrer bien podría ser definida como la hija modelo que quisiera tener todo el mundo. Cariñosa, atenta, humilde y trabajadora, así es esta joven gaditana de apenas 23 años. A su corta edad, la joven ya mantiene una relación estable con Iván Martín, con quién lleva ya varios años.

Por otra parte, en los últimos meses Ferrer se ha convertido en un apoyo fundamental para su madre después de la enfermedad y, posteriormente, la muerte del que había sido el gran amor de su vida, Antonio Juan Vidal.

espanadiario.net