Pablo Iglesias en una imatge d'arxiu

Urgente: Pablo Iglesias, investigado por un juez

El vicepresidente podría haber cometido un delito de revelación de secretos al estar en posesión y destruir la tarjeta Sim del móvil de su exasesora, Dina Bousselham.

Pablo Iglesias está en el punto de mira de la Audiencia Nacional. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, ha dictado en un auto la retirada de la condición de perjudicado del vicepresidente del Gobierno en el caso Villarejo

Además, el magistrado instructor ha solicitado a la Policía un informe completo sobre la destrucción de la tarjeta de memoriadel móvil de su exasesora, Dina Bousselham, por la posible comisión de un delito de destrucción de dispositivos informáticos. 

Pablo Iglesias y su posible delito de revelación de secretos

«Existen dudas más que razonables sobre la infracción cuya comisión se presume», señala el auto firmado por García Castellón. 

El posible acto ilícito cometido por Iglesias estaría relacionado con mantener bajo su posesión durante varios meses una copia del móvil que le robaron a Dina sin decírselo, lo que podría suponer un delito de revelación de secretos.

García Castellón entiende que «se infiere la existencia de unos hechos que podrían constituir, al menos y desde la provisionalidad de este momento procesal, un delito de descubrimiento y revelación de secretos del artículo 197.1 del Código Penal y/o delito de daños del artículo 264 del mismo texto legal». 

De esta forma, se pone sobre el foco el hecho de que el dispositivo esté destruido y no sólo en la tenencia y ocultación de la copia de la tarjeta del móvil de Bousselham, un acto al que Pablo Iglesias tendría derecho a ejercitar su perdón para poner fin a la acción penal.

La Audiencia Nacional rechaza la petición de Fiscalía

El juez instructor ha rechazado la petición de Fiscalía Anticorrupción, que había solicitado llamar a declarar a la exasesora para que exprese si perdona o denuncia el posible delito de revelación de secretos. 

La petición de Fiscalía «en este momento es imprecisa e innecesaria, en términos de idoneidad, además de precipitada» señalaba el auto del magistrado que aseguraba que aceptar la petición «podría colocar a Bousselham en una delicada situación, toda vez el evidente conflicto de intereses»

Para García Castellón, antes de acceder a esta petición es necesario investigar a Pablo Iglesias y «concretar el momento en que se recibe la tarjeta por parte de Dina y qué hizo cuando tuvo la tarjeta en su poder». 

El juez apunta que «Pablo Iglesias habría mantenido en su poder la tarjeta SIM de Dina Bousselham  durante un periodo que podría oscilar entre 5 y 39 meses, una vez recibida la tarjeta el 20 de enero de 2016». 

Sin embargo, resultaría «apremiante averiguar a qué empresa llevó la tarjeta y determinar si esta llegó a realizar alguna actuación sobre la misma», señala el auto.

La investigación de estas cuestiones requiere la intervención de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional.  Una vez elaborado el informe «deberá valorarse la oportunidad de citar de nuevo a Bousselham y en su caso, recabar si desea otorgar su perdón» concluye el auto.