Imagen de archivo de una famosa discoteca de Ibiza.

Urgente: La decisión histórica con las discotecas de Ibiza este verano

La isla está enormemente vinculada con el turismo de excesos y borrachera.

Este verano las vacaciones en Ibiza serán radicalmente distintas. La isla es conocida por sus increíbles playas, pero especialmente por su  fiesta y ocio nocturno. 

Millones de personas viajan cada año a esta isla balear para vivir noches de desenfreno, algo que este verano será imposible a raíz de la crisis del coronavirus

El Govern balear veta la apertura de discotecas y salas de baile

El Govern balear ha anunciado que gran parte de los establecimientos de ocio nocturno, como discotecas o salas de fiesta, mantendrán sus puertas cerradas  a lo largo de todo el presente año.

Incluso añaden que esta medida se podría mantener durante el 2021 hasta que se disponga de una vacuna o tratamiento efectivo  contra el coronavirus

Se trata de una medida que, presuntamente, habría trasladado el conseller balear de Turismo, Iago Negueruela, al presidente de la patronal de este sector (Abone), Jesús Sánchez. .

Podrán abrir locales con música y sin baile

De esta forma, se abre la posibilidad a la apertura de pubs, bares musicales, cafés concierto y otros establecimientos que ofrezcan música y puedan garantizar que su clientela permanezca sentada. 

A pesar del matiz del conseller, el sector de ocio nocturno está tremendamente preocupado por la decisión de mantener cerrados sus negocios incluso con la entrada en la 'nueva normalidad'.

Imagen de archivo discoteca en China abierta tras el coronavirus.
El sector de ocio nocturno de Ibiza ha propuesto un modelo con medidas similares a las tomadas en China, donde las discotecas se abrieron tras la crisis sanitaria. | Europa Press

Sin embargo, el conseller ha matizado esta afirmación ante la prensa, señalando que el veto solo afectaría a los establecimientos grandes con oferta de baile, es decir, discotecas y salas de baile

El sector del ocio nocturno teme por un cambio de modelo

Los empresarios del sector se niegan a aceptar una medida que los condenaría al  cierre definitivo de sus establecimientos. 

El pasado lunes celebraron una asamblea en la sede de la patronal CAEB, en la que se acordó elaborar y presentar una propuesta a la directora general de Turismo, Rosa Ana Morillo, para recuperar la actividad al sector.  

Se trataría de una prueba piloto de unos diez días de duración para autorizar la entrada de clientes ocupando solo el 33% del aforo de estos negocios, prohibiendo el baile mediante la instalación de sillas y mesas en las pistas e identificando a los clientes que accedan a los locales para luego poder hacer un seguimiento en caso de algún positivo. 

El sector está muy preocupado porque la prohibición de reapertura esconda de fondo una estrategia de  cambio de modelo turístico de la isla, muy vinculado al turismo de excesos y borrachera, especialmente en zonas como Magaluf y Platja de Palma.

Es de sobra conocido el interés de las administraciones públicas y el sector empresarial en general por fomentar el turismo de calidad y familiar en detrimento del turismo de fiesta.