La presidenta de la Comissió Europea, Ursula von der Leyen, el 12 d'abril de 2020

La UE propone una ayuda de 750.000 millones de euros por el coronavirus

Las ayudas se recibirán a través de transferencias directas a los países o a través de préstamos

La Comisión Europea ha propuesto un nuevo plan de recuperación de hasta 750.000 millones de euros para los gobiernos de la Unión Europea que lo soliciten. Del total, 500.000 millones serán transferencias directas a los respectivos gobiernos, mientras que 250.000 millones serán en forma de préstamos.

Así lo ha confirmado el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, a través de su Twitter, que ha explicado que la propuesta «se sumaría a las ayudas y los instrumentos» que ya se han aplicado o están vigentes y que supondría «un punto de inflexión en Europa»  en la lucha contra la pandemia del coronavirus y la crisis económica que ha derivado.

La presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, presentará las características básicas de este fondo de reconstrucción esta misma tarde del miércoles, 27 de mayo —tres semanas más tarde de la fecha inicial prevista—, al Parlamento Europeo, de forma conjunta con el borrador del presupuesto comunitario para el ejercicio entre 2021 y 2027, con una dotación aproximada de un billón de euros.

El estímulo económico más grande de la historia de Europa

Si la propuesta finalmente se aprueba, será el estímulo fiscal más grande de la historia de la UE, pero deberá superar la oposición de los países nórdicos, que se oponen frontalmente a estas medidas de ayuda que beneficiarían especialmente los países del sur de Europa, los más afectados por el coronavirus y también los que salieron peor parados de la crisis financiera del 2008.

La propuesta ha calcado la estructura que Francia y Alemania ya acordaron hace una semana, una ayuda de 500.000 millones de euros en forma de transferencia, pero se suman los 250.000 millones en forma de préstamo. Además, la UE emitiría deuda de forma conjunta que más tarde debería devolver, ya sea directamente por contribuciones de los Estados o con un aumento de recursos propios de la institución.

Este plan ya se ha encontrado con la oposición de países como Dinamarca, Austria, Suecia y los Países Bajos, que previsiblemente también estarán en contra de la propuesta de la Comisión porque quieren que el fondo económico se estructure mediante préstamos.

Sin embargo, según ha informado  'El confidencial', parece que algunos de estos países como Dinamarca y Suecia, podrían estar dispuestos a cambiar su postura con la intención de ser más constructivos, mientras que el partido de Los Verdes, que sostiene el gobierno austríaco, está haciendo presión para hacer girar la postura de su ejecutivo.