Victoria y José, padres de Julen, llegando a los juzgados, el 25 de febrero del 2019

Las tres desgracias que marcarán para siempre a los padres del pequeño Julen

La familia del pequeño Julen, que en enero de 2019 mantuvo en vilo a todo el país tras precipitarse por un pozo en Totalán, recibe un terrible golpe en plena crisis del coronavirus.

Una nueva tragedia sacude a los  Roselló, una familia malagueña que en tan solo tres años ha sufrido el dramático fallecimiento de tres niños.

La familia del pequeño Julen, que en enero de 2019 mantuvo en vilo a todo el país tras precipitarse por un pozo en la provincia de Totalán, no da crédito ante este durísimo golpe vivido en plena crisis del coronavirus.

Fallecimiento de la prima de Julen

En la mañana de ayer, una niña de tan solo 7 años sufría una  insuficiencia respiratoria  en la calle Almagro y Cárdenas, en la barriada malagueña de El Palo.

Tras recibir el 112 diversas llamadas de aviso, el personal sanitario desplazado intentó reanimar a la pequeña durante más de media hora, pero finalmente  falleció en la ambulancia  que la trasladaba al centro hospitalario.

Una repentina y trágica muerte en plena calle que ha conmocionado a todo el país y lo mantiene a la espera del resultado de la autopsia que se practicará en Instituto de Medicina Legal de Málaga, necesaria para esclarecer los motivos del fallecimiento. 

Según informaron diversos medios de comunicación, la pequeña se trata de una sobrina  de José Roselló y María Victoria García, padres del pequeño Julen.

Angustioso rescate de Julen

La pareja malagueña saltó al foco mediático hace más de un año durante la  desaparición y rescatedelpequeño Julen, de dos años de edad.

Tras precipitarse por un pozo ilegal  abierto en una finca donde la familia y el pequeño disfrutaban de una tarde agradable en compañía de amigos, se inició un largo y tedioso rescate que duró un total de 13 días.

El caso Julen fue seguido en directo en todo el mundo y el despliegue de medios técnicos, con más de 300 personas y numerosa maquinarias pesadas, lo convirtió en un rescate sin precedentes en nuestro país.   

Por desgracia, la búsqueda del pequeño culminó con el hallazgo de su cadáver y el dueño de la finca donde ocurrió el suceso, el amigo de la familia  David Serrano, aceptó una condena de un año por un delito de homicidio por imprudencia grave para evitar el juicio.

El fallecimiento del hermano de Julen

La trágica muerte de Julen causó una gran conmoción en toda la familia, que hacía apenas dos años habían sufrido la pérdida de otro pequeño. En el 2017 los padres de Julen perdieron a otro hijo, el hermano mayor de Julen, a raíz de un infarto.

El pequeño, que tan solo tenía tres años de edad, sufrió una parada cardiaca mientras estaba en la playa y murió en el acto.

Si la muerte de cualquier niño ya es incomprensible de por sí, resulta imposible imaginar el sufrimiento de una familia que en poco más de tres años ha perdido a tres criaturas en circunstancias completamente trágicas.