Tres comunidades podrían prohibir fumar en la calle ya tras hacerlo Galicia

Tres comunidades podrían prohibir fumar en la calle ya tras hacerlo Galicia

Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía están valorando la posibilidad de imponer esta restricción

Desde este jueves, en Galicia está prohibido fumar en la calle o en espacios públicos —como las terrazas de los bares— si no es posible la garantía de una distancia mínima de seguridad de dos metros. 

Aunque esta es la primera comunidad que ha llevado a cabo esta medida de seguridad, hay varias más, como Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía, que también están estudiando la posibilidad de imponerla. 

Además, algunos expertos como la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) recomiendan que sea impuesta para evitar la propagación del coronavirus

Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia en funciones, anunció la nueva normativa en una rueda de prensa después de reunirse con científicos que le asesoraron. 

«Varios miembros del comité clínico coincidían en que fumar sin ninguna limitación, ya sea en una terraza, con personas próximas, o en zonas de gran afluencia de ciudadanos, sin ninguna distancia física de seguridad, es un riesgo alto de contaminación, de infección», manifestó.

Otras comunidades estudian la implantación de esta medida

Teniendo esto en cuenta y siguiendo lo que se estableció en julio en el documento de la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, donde se advertía que fumar y vapear aumentan el riesgo de contagio del coronavirus, son varias las comunidades autónomas que están estudiando la implantación de medidas similares. 

En Castilla y León ha sido planteado en el grupo técnico asesor del Gobierno regional, aunque todavía no ha sido tomado ninguna decisión. En Andalucía está previsto que sea estudiado en una reunión con expertos este mismo jueves. Castilla-La Mancha también está valorando esta opción. 

La intención al aplicar esta restricción, es que los fumadores «sean estrictos cuando lo hacen, de forma que sean capaces de asegurar que mantienen la distancia mínima de seguridad cuando fuman en público», según ha informado Alberto Fernández Villar, jefe del Servicio de Neumología del hospital de Vigo y uno de los asesores de Feijóo.

Los motivos de la restricción

«Se sabe que los fumadores con Covid-19 tienen una mayor carga vírica y son potencialmente mayores transmisores. Ahora de la paradoja de que una persona va fumando por la calle, caminando sin mascarilla y el resto de la población no fumadora va con mascarilla», ha explicado Fernández algunas de las razones que han llevado a implantar esta medida.

«Hay evidencia clarísima de que la agresividad de la enfermedad en fumadores es muy superior. Puede multiplicar entre cinco y ocho veces el riesgo de una neumonía grave». 

Además, la persona fumadora se lleva la mano a la boca entre 200 y 300 veces más al día que una persona no fumadora y esto implica un aumento de riesgo importante, al igual que también hace que el peligro sea superior el hecho de bajarse la mascarilla para darle una calada al cigarro. 

«Sabemos que es una medida impopular para los fumadores. Van a tener que desplazarse unos metros para separarse de su entorno». 

«En el mundo de la hostelería puede no verse bien, porque quizá haya personas que si no pueden fumar cómodamente en la terraza no vayan, pero creo que estamos en un contexto excepcional, con una enfermedad que no sabemos cómo se va a comportar en otoño e invierno».

«Toda medida razonable, argumentada y que proteja la salud pública deberíamos aplaudirla», ha finalizado Fernández Villar. 

La opinión de los expertos

Por su parte, Rafael M. Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, ha explicado que «el humo del tabaco no transmite coronavirus, igual que no hay evidencia suficiente para decir que los aerosoles lo transmiten. Lo transmiten las gotas que expulsamos al hablar, cantar o al toser».

Y ha querido advertir que esta medida no sirve para reducir los contagios, especialmente porque cree que muchos se saltarán esta prohibición. Aunque también considera que se trata de una imposición «coherente» si lo que se quiere es que las infecciones por coronavirus sean más leves.

El neumólogo experto en tabaquismo y presidente de Separ, Carlos A. Jiménez Ruiz, ha defendido que «es una medida muy adecuada y va a contribuir a controlar la pandemia». Y ha querido dejar claro que le gustaría que el Gobierno implantara esta restricción a nivel nacional.