Jóvenes con mascarilla paseando por la calle

Sorpresa por la decisión con Barcelona tras más de 1000 casos nuevos

Descartan la posibilidad de un nuevo confinamiento

En las últimas 24 horas, en toda Cataluña se han producido más de 900 positivos de Covid-19. Sin embargo, y a pesar de que triplica la cantidad de la semana pasada, la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, no ha dictaminado un confinamiento general en la ciudad, aunque sí emprenderá una serie de medidas que tomará junto con Salut de la Generalitat durante los próximos días. 

Pese a que la región del Segrià, en Lleida, se encuentra en confinamiento, es la región sanitaria de Barcelona, con 250 casos, la que concentra el número más elevado de contagios. Sólo en Hospitalet de Llobregat, un municipio catalán situado en la zona Metropolitana Sur, se han registrado 246 positivos en las últimas horas y acumula un total de casi 4.000 casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia

En las declaraciones ofrecidas por Ada Colau y Gemma Tarafa, la regidora de Salut, se ha dado a entender que una de las medidas que impondrán será la limitación de reuniones de amigos y familiares, ya que es ahí donde se encuentra el mayor foco de contagios. 

Frente a la expansión de positivos, la alcaldesa ha ofrecido más agentes para detectar nuevos casos, pero estos han sido rechazados por el Govern. A pesar de esto, para que «desde que se detecta un positivo hasta que se aíslan sus contactos y se hace un seguimiento de los mismos», ambas instituciones han acordado crear una oficina técnica que mejore el sistema de rastreo. 

Sin embargo, y pese al inminente aumento de contagios, Salut modificó el miércoles la normativa que obligaba a llevar mascarilla dentro del ámbito laboral. A partir de ahora, en Cataluña, los empleados pueden dejar de usarla siempre y cuando estén sentados o situados en un lugar fijo en la oficina. 

Por el momento, Lleida es el único lugar de la comunidad en el que sí se han tomado medidas para frenar los focos de contagio. Desde el miércoles han quedado restringidas las entradas y salidas de los municipios afectados a excepción de los desplazamientos para el trabajo y el comercio, los empleados de puestos no esenciales deberán volver a trabajar desde sus domicilios, los encuentros estarán limitados a 10 personas y los negocios deberán visitarse con cita previa.