Imagen de la sede del Ministerio de la Seguridad Social en España

La Seguridad Social manda un aviso a los padres con hijos de menos de 26 años

Cuando los jóvenes empiezan a trabajar la situación cambia y pueden no ser beneficiarios de sus progenitores

La Seguridad Social ha puesto en marcha un nuevo servicio con el fin de efectuar trámites por teléfono. Este mismo aclara las cuatro formas en las que se pueden realizar gestiones sin certificado digital ni clave.

Gracias a esta novedad, el organismo responde a una duda que muchas familias tienen: "si un hijo menor de 26 años ha empezado a trabajar, cuándo este deje de trabajar ¿podrá volver a tener derecho a la asistencia sanitaria como mi beneficiario?"

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

De esta forma, la Seguridad Social ha puesto en marcha un nuevo teléfono para tramitar distintas prestaciones. Así, si su hijo deja de tener derecho a la asistencia sanitaria como beneficiario una vez inicie la actividad laboral como trabajador, podrá volver a poseer ciertos derechos.

Esto es, si tiempo después termina su actividad en el trabajo, es menor de 26 años y continúa conviviendo con los progenitores, la situación cambia. 

Este puede volver a tener derecho a la asistencia sanitaria como beneficiario de uno de estos.

Con un certificado digital, DNI electrónico o clave, por medio de la Sede Electrónica de la Seguridad Social o del Portal Tu Seguridad Social, el procedimiento es más sencillo.

Se deberá acceder al servicio “volver a incluir a un beneficiario anterior” y se podrá realizar esta gestión. También se podrá realizar de manera presencial en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS).

Cómo consultar el derecho a asistencia

Si se cuenta con un certificado digital, DNI electrónico o clave, a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social o del Portal Tu Seguridad Social, se accederá al servicio “certificado de asegurados y beneficiarios”.

Igualmente se podrá obtener dicha información en la sede electrónica sin necesidad de certificado digital, DNI electrónico o clave en el servicio DAS (Derecho Asistencia Sanitaria).

La situación del paro juvenil

Ahora, España es líder en desempleo juvenil. El país tiene la tasa de paro más alta de todos los países miembros de la Unión Europea (UE).

La realidad es que esta misma duplica la media de la UE. Y es que, según los datos de Eurostat, España alcanza el 38% de paro juvenil y la media está en un 17,1%. En total, casi cuatro de cada diez menores de 25 años en España están en paro.

Por su parte, el Gobierno de España, semanas atrás anunció un plan de casi cinco mil millones para cambiarlo: "No podemos tener jóvenes en nuestro país como tenemos con contratos en los que remuneramos con 436 euros al mes. Si tenemos trabajos precarios tenemos empresas precarias", explicó Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

En este sentido, la vicepresidenta también aseguró que el país "necesita jóvenes incorporados al mercado de trabajo, pero con condiciones dignas".

Comparándolo con otros países, después de España, estaría Grecia con un 36,3%, siendo el país con más paro juvenil (18 a 24 años).

Le seguiría Italia, que también supera la media de la Unión, alcanzando un 33,7%.

Por consiguiente, se encuentran otros países como Finlandia, Luxemburgo, Portugal, Croacia, Francia, Suecia o Chipre.

Cabe destacar que Alemania es el país que registra datos más bajos de paro juvenil, entre el 9,5% y 8,4% respectivamente.

Por otra parte, según el informe anual publicado por la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el empleo en el mundo se está recuperando.

Las cifras se estabilizan, aunque poco a poco tras la pandemia del coronavirus.

Lo cierto es que el organismo anteriormente citado, afirma que este golpe al empleo habría sido mucho peor. Se habría perdido el control en el caso de no recurrir a la figura de los expedientes de regulación temporal de empleo, conocidos como ERTE.