Gente en las terrazas durante los primeros días de la reapertura de los bares

Situación límite en España: Los rebrotes se multiplican y este es el motivo que preocupa al Gobierno

Sanidad asume que pueda haber rebrotes pero ve con preocupación que se produzcan en fiestas y botellones

Sanidad ha notificado 196 nuevos casos en un día, cifra récord en tres semanas. Los rebrotes se multiplican por toda España y en tan solo cuatro días de la nueva normalidad el país entra en una situación límite. A todo eso, los focos no presentan un patrón, pero sí hay un motivo común que es lo que más preocupa al Gobierno ahora mismo.

Reuniones de amigos, reencuentros familiares, residencias de mayores, hospitales, empresas agrícolas y cárnicas, casos importados… ¿Qué es lo que une el origen diverso de los 12 brotes activos en España? Las autoridades sanitarias advierten de cierta relajación de las medidas de prevención por parte de la ciudadanía, que puede hacer que la situación de descontrole.

No hay más que ver los datos. El informe de Sanidad de este miércoles muestra el mayor aumento de los casos en un día, hasta 196 sin contar los de Castilla-La Mancha, que no se pudieron cargar por problemas técnicos. Una de las que más registra, con 49 casos, es Aragón, donde cuatro comarcas de la provincia de Huesca han vuelto a la fase 2.

Las autoridades sanitarias admiten que los brotes son esperables y se pueden asumir siempre que estén controlados y limitados. Lo que preocupa a la Sociedad Española de Medicina Preventiva es que los contagios se produzcan por fiestas, botellones, eventos agrupaciones sociales en barrios o ambientes de veraneo.

«Mientras sean limitados en un matadero, en determinado barrio o en algún hospital, sería aceptable», admiten desde este organismo. El problema es cuando los contagios se producen en ambientes de relajación y no son detectados por los servicios sanitarios, que estarán debilitados en el verano, advierten.

En este momento pasaría de ser brotes a una transmisión comunitaria descontrolada, que es lo que puede dar lugar a una segunda ola de la epidemia. Los sanitarios reconocen la buena respuesta de la sociedad en general, pero también ven cierta relajación.

«El riesgo de la enfermedad sigue y parece que a veces se olvida», dicen desde el organismo médico, donde ven con preocupación algunos comportamientos. «Da la sensación de que no supimos transmitir la gravedad de la situación», aseguran.

Jóvenes y casos importados

Las autonomías son las que deciden con sus propios criterios hacer públicos los brotes. Sanidad informó el lunes de 36 rebrotes en España, 12 de ellos activos, desde que comenzó la desescalada.  

A partir de los datos de las comunidades y de las informaciones periodísticas, se puede hacer un recorrido por los brotes activos, un total de 18 que suman más de 330 positivos. Estos focos muestran que a diferencia de hace un mes ahora no hay un patrón claro, pues hay algunos que se originan en fiestas, otros en hospitales, otros en reuniones familiares y otros en el trabajo.

Una de las cosas que más preocupa ahora ahora mismo el comportamiento de algunos jóvenes. Este sector está en el punto de mira de los epidemiólogos tras publicarse varias imágenes de fiestas y botellones multitudinarios en los que no se respetaban las medidas.

Otro fenómeno es el de los casos importados. En La Coruña, el foco fue importado de Brasil. En Murcia, el rebrote fue introducido por un caso que llegaba desde Bolivia. Y en Fuerteventura se detectó un rebrote introducido por inmigrantes que llegaron en patera. La duda que se plantea ahora es qué pasará cuando se abran las fronteras en el mes de julio.