Primer plano de una lavadora abierta con un prenda de ropa roja

El riesgo de fallecer si pones la lavadora o el lavavajillas por la noche

Advierten del peligro de dejar aparatos en horario nocturno por la ausencia de 'control presencial'

Las nuevas y polémicas tarifas de la luz provocan que los ciudadanos varíen sus horarios de consumo eléctrico para ahorrar en las facturas. Una idea para gastar menos es usar los electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas por la noche, en el llamado ‘tramo valle’.

Dicho tramo horario es el más económico de los tres. Va desde las 00:00 hasta las 08:00 horas entre semana y las 24 horas de fines de semana y festivos. Pese a estas ventajas, dejar estos aparatos funcionando mientras que estamos durmiendo puede conllevar consecuencias muy graves.

«El mayor riesgo que tenemos al utilizar los electrodomésticos por la noche es que ya no hay un control presencial. Si hay un fallo o un problema, el usuario tardará más tiempo en descubrir ese fallo». Así alerta a los ciudadanos en '20 minutos' Roberto Alonso, oficial del cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Sobre este asunto, Alonso apunta que el mayor problema es puede haber un cortocircuito. «Si hay un problema en el lavavajillas y empieza a incendiarse, el usuario está durmiendo», expone.

«No se va a quedar levantado por la noche para verlo, y tardará hasta que se dé cuenta de que ese electrodoméstico está ardiendo. Y el tiempo de respuesta es importante para los bomberos», confiesa el experto.

Los accidentes cuando pones la lavadora o el lavavajillas de noche

Podríamos pensar que esta es una práctica poco habitual, pero no es así. Solo en abril se registraron dos incendios de lavavajillas, uno en Vitoria y otro en Segorbe (Castellón). Además, estos incidentes caseros son muy alarmantes en horario nocturno, recalca Alonso, por la ausencia de vigilancia.

«Un problema muy grande es que comienza a llenarse de humo la vivienda, por un cortocircuito o una derivación en el uso de los electrodomésticos. Pueden ser lavavajillas, lavadoras, o ahora que se están comenzando a dejar cargando patinetes eléctricos dentro de los domicilios. También pueden darse con los propios móviles», apunta.

«Si nadie de la familia se da cuenta, la vivienda se llena de humo y al final puedes fallecer simplemente por ese humo». De esta forma tajante se expresa el oficial del cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid

Todos los años, la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos llevan a cabo un estudio sobre víctimas de incendios. El de 2019 ha registrado hasta 165 muertes, dándose 91 de ellas (55%) en horario nocturno. Además, 99 personas (66%), perdieron la vida por intoxicación.

A su vez, 125 fallecimientos por incendios, el 76%, tuvieron lugar en las propias viviendas. En casi todos estos accidentes domésticos (41%), existe una gran probabilidad de que el fuego se produjera por origen eléctrico.

Lo que debemos hacer si tenemos instalaciones eléctricas de hace 40 años

Antonio Tortosa, vicepresidente de Tecnifuego (Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios) confirma que es algo habitual. «Evidentemente es cuando más personas estamos en las viviendas, y se está preparando la cena, se ponen lavadoras, y es donde hay más incendios», cuenta.

«Si además ahora cargamos la red con todo lo que se está hablando de conectar equipos, pues el número de incendios puede subir», advierte.

Por tanto, Tortosa recomienda lo siguiente «con o sin subida de luz». Es aconsejable intentar tener las instalaciones eléctricas lo mejor posible. Y deben ser idóneas a la sobrecarga de los electrodomésticos que se utilizan en casa.

«Si tenemos instalaciones eléctricas de hace 40 años ocurre lo siguiente. Con un tipo de cableado determinado y el consumo eléctrico que hoy utilizan los electrodomésticos va a ser superior a esa instalación. Ahí podemos tener problemas de sobrecarga, cortocircuito y posibles incendios», concluye.