Un operari, desinfectat la residència del Vendrell.

La nueva queja del Ejército a Pedro Sánchez: Que no suceda más

Los altos mandos envían una queja formal a la delegación en Cataluña por incidencias en sus labores

Sigue el malestar en las Fuerzas Armadas por la descoordinación entre las administraciones públicas a la hora de ejecutar el despliegue del ejército en Cataluña para hacer frente al coronavirus. Tras el malentendido con el hospital de campaña en Sabadell, ahora el ejército se queja de no pueden realizar las tareas de desinfección en residencias que les habían sido encomendadas en el marco de la  operación Balmis contra el Covid-19.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En concreto, se quejan de que en algunas  residencias  de ancianos donde tienen la misión de realizar tareas de desinfección se han encontrado con «incidencias» que les impiden hacer su trabajo. El Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa ha enviado un correo a la Delegación del Gobierno para que se optimicen sus recursos durante el despliegue.

En concreto, de las 166 peticiones que recibieron la UME y el Ejército de Tierra en distintas poblaciones catalanas, en el 11% de los casos se han encontrado con dificultades según han reportado a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

Los problemas han aumentado estos últimos días ya que en cuatro residencias de Cardona, Súria, Hospitalet  y Barcelona se les negó la entrada por parte de la dirección de los centros, y en otras dos se canceló la solicitud. En doce centros geriátricos de Barcelona, Sabadell, Terrassa, Sant Feliu de Llobregat  y Franqueses del Vallès, la Generalitat  informó a los militares de que habían contratado empresas privadas para la desinfección.

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia del ejército, que le ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que no suceda más y que se optimicen los recursos para la lucha contra el Covid-19. En sus quejas denuncian que cuando llegan los geriátricos ya están desinfectados y que en algunos lugares directamente no les dejan entrar. 

En el caso de una residencia de Franqueses del Vallès, el ejército denuncia que se comunicó a los militares que no era necesario que fueran y luego les volvieron a llamar porque la empresa contratada sólo había limpiado los pasillos. 

La consejería centraliza las peticiones

Por todo esto, los altos mandos piden al Gobierno que «con el objeto de poder facilitar la programación y el movimiento de nuestras unidades, así como de optimizar los recursos de que disponemos, las peticiones que nos remitan desde la Delegación del Gobierno en Cataluña sea lo más actualizada posible para poder llegar más rápido y mejor a las residencias que más lo necesitan». 

Por ahora, todas las peticiones que llegan a las instituciones locales, autonómicas o nacionales son gestionadas de forma centralizada por la Consejería de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias en Cataluña que dirige Chakir el Homrani.

En función de sus necesidades, este departamento solicita ayuda a Defensa, a través del Ministerio de Derechos Sociales  que dirige  Pablo Iglesias. De las 425 peticiones registradas hasta ayer, 79 se encargaron a Defensa pero la Consejería asegura que no conocen todas las tareas de desinfección que realiza el ejército.

Además, los incidentes que ahora denuncian los militares se suman al incidente con el hospital de campaña  que tenía previsto levantar el ejército como anexo al Hospital Parc Taulí de Sabadell, y que fue fue cancelado por la Generalitat  argumentado que no cumplía las medidas de higiene requeridas para un hospital.