Qué es el Brexit: todo lo que debes saber

El Brexit se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza tanto para el Reino Unido como para el resto de países pertenecientes a la Unión Europea. Tanto, que incluso en las últimas semanas las diferentes autoridades europeas se están planteando la posibilidad de llevar al Reino Unido a los tribunales por haber roto el acuerdo.

Brexit

Aunque el Brexit ya ocurrió el 31 de enero de 2020, es cierto que tanto el Reino Unido como la Unión Europea todavía están tratando de acordar cómo funcionará su relación futura. Y es que los trámites de un divorcio posiblemente nunca se habían complicado y extendido tanto, puesto que ambas partes aún deben elaborar las reglas para esa nueva relación.

Y esto incluye prácticamente todo: desde comercio a migración, pasando por la seguridad, el acceso a las aguas de pesca y la aviación. De hecho, estas reglas deben ser negociadas y aprobadas por los Parlamentos de la Unión Europea y el Reino Unido antes de que finalice el año.

Boris Johnson, primer ministro británico, ha dicho recientemente que es imprescindible firmar un acuerdo comercial antes del próximo 15 de octubre, especialmente si la nueva relación está lista a tiempo. Pero vayamos por partes: ¿qué es y en qué consiste el brexit?

¿Qué es y en qué consiste el brexit?

Podríamos decir que Brexit es la abreviatura de “salida británica”. No en vano, es la palabra que se utiliza comúnmente para hablar sobre la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE), la unión política y económica formada por 28 países que comercian entre sí, y permiten a sus ciudadanos moverse fácil y libremente entre dichos países, para vivir y para trabajar.

En el caso del Reino Unido, por ejemplo, formaba parte de la Unión Europea (por aquel entonces conocida como Comunidad Económica Europea, CEE), en el año 1973.

El 23 de junio de 2016 se llevó a cabo una votación pública, conocida bajo el nombre de referéndum, en el que a los votantes se les hizo una única pregunta: si el Reino Unido debería irse o permanecer en la Unión Europea.

Ante la sorpresa de medio mundo, quienes votaron por la salida de la Unión Europea ganaron, con alrededor de un 52%, frente a un 48% (o, lo que es lo mismo, 17,4 millones de votos frente a 16,1 millones). Pero esa salida, como es lógico suponer, no se produjo de inmediato.

Dicha salida estaba prevista que tuviera lugar el 29 de marzo de 2019, pero la fecha de salida se ha retrasado. 

¿Qué es el Acuerdo de Retirada?

Desde la votación de 2016, se han llevado a cabo diferentes negociaciones entre el Reino Unido y el resto de países de la Unión Europea. Y dichas discusiones se han centrado principalmente en el acuerdo de “divorcio”, que establece exactamente cómo se marcha el Reino Unido (pero no qué sucederá después). Es lo que se conoce como Acuerdo de Retirada. Este acuerdo cubre algunos puntos claves, como:

  • El Reino Unido tendrá que pagar a la Unión Europea alrededor de 39 mil millones de libras.
  • Qué ocurrirá con los ciudadanos del Reino Unido que vivan en otras partes de la Unión Europea e, igualmente, qué pasará con los ciudadanos de la UE que vivan en el Reino Unido.
  • Cómo evitar el regreso de una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda cuando se convierte en la frontera entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Además, incluye un período de transición, que se acordó con la finalidad de permitir que el Reino Unido y la UE lleguen a un acuerdo comercial y dar tiempo a las empresas para adaptarse. Por tanto, no habrá grandes cambios entre la fecha del Brexil y el 31 de diciembre de 2020.

También se declaró una declaración política, mucho más breve, que ofrece una visión general de lo que será la relación futura entre el Reino Unido y la Unión Europea a largo plazo. Pero ninguna de las partes afectadas debe ceñirse exactamente a lo que dice, puesto que, originalmente, consisten en un conjunto de ambiciones para futuras conversaciones.

Aunque este acuerdo fue acordado por el Reino Unido y la UE en noviembre de 2018, también debe ser aprobado por los parlamentarios británicos.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que los parlamentarios británicos han rechazado el acuerdo tres veces (el 15 de enero, el 12 de marzo y el 29 de marzo de 2019). Por este motivo, como los parlamentarios no aprobaron el acuerdo de retirada de May, el Reino Unido no se fue originalmente el 29 de marzo de 2019 como estaba previsto. Es más, la fecha límite se retrasó hasta el 31 de octubre de ese mismo año, pero incapaz de ver un camino a seguir, la Sra. May renunció como primer ministro, siendo reemplazado por el actual, Boris Johnson.

¿Qué ocurriría si el Reino Unido se va sin un acuerdo?

“Sin acuerdo” significa necesariamente que el Reino Unido no habrá llegado a un acuerdo de retirada, lo que se traduciría en que no habría un período de transición después de que el Reino Unido se fuera, y las leyes de la Unión Europea dejarían de aplicarse al Reino Unido inmediatamente.

Pero oficialmente, como te hemos indicado, el Brexit ocurrió el pasado 31 de enero de 2020, con el mencionado como Acuerdo de Retirada. Aunque, como hemos visto, este acuerdo únicamente establece el proceso de cómo el Reino Unido dejaría la Unión Europea (derechos ciudadanos, cómo detener los controles a lo largo de la frontera irlandesa y el acuerdo financiero del Reino Unido), y no su relación futura.

Para ello existe un período de transición, que consiste en una fase de 11 meses, la cual comenzó inmediatamente después del día del Brexit. Y fue especialmente diseñado con la finalidad de dar a ambas partes un “respiro” para negociar su relación futura. Mientras tanto, el Reino Unido continúa siguiendo las reglas de la Unión Europea y el comercio entre los dos es el mismo que había antes.

Este período de transición finaliza el 31 de diciembre de 2020, y ya habría pasado el plazo para ampliarlo.

Cuando finalice esta transición, el Reino Unido abandonará de forma automática los principales acuerdos comerciales de la Unión Europea, que incluyen el mercado único y la unión aduanera.

Si antes de esa fecha no existe un nuevo acuerdo comercial, se aplicarán aranceles y controles fronterizos a las mercancías del Reino Unido que viajen a cualquier país de la Unión Europea. Y el Reino Unido también podría hacer lo mismo. Estos aranceles encarecerían y dificultarían la venta de los productos, mientras que los controles podrían provocar grandes retrasos en los puertos.


Comentarios

envía el comentario